Las mejores películas del 2018

Ya cierra el ciclo de listas y conteos, y lo hacemos con una recopilación bastante arbitraria y aleatoria de las que, en Plumas Atómicas, consideramos las mejores películas del 2018. Algunas ya están en plataformas de streaming, otras siguen en cartelera y otras apenas duraron un par de semanas pero son un ejemplo de lo mejor que se hizo en el año. Este año no hay ranking, sólo te las presentamos.

Y, por si no te acuerdas de las mejores del 2017, puedes verlas aquí:

Las 10 mejores películas de 2017

Hereditary (Ari Aster, 2018)

Una de las mejores actuaciones del año, y la más menospreciada, fue Toni Collette en este thriller sobrenatural que recuerda a lo mejor del género: desde El Exorcismo de Emily Rose hasta en ocasiones a Suspiria.

Como varias películas de terror en estos últimos años, en Hereditary no vemos un monstruo ni al demonio queriendo apoderarse del mundo o de una familia, sino un complejo y perfectamente equilibrado conflicto de silencios, secretos, maternidad y violencia, escrito y dirigido por Ari Aster.

Mission Impossible: Fallout (Christopher McQuire, 2018)

En 2016 y 2017 conocimos películas de acción novedosas, hermosamente fotografiadas y dirigidas por dobles que saben no sólo cómo crear peleas verosímiles, sino también historias convincentes: John Wick (1 y 2), Atomic Blonde. Mission Impossible: Fallout no es, ni de cerca nada de eso: es una gran película de acción de los 90 con recursos del 2018.

Tom Cruise salva el mundo otra vez, sobrevive todo, se despeina tantito, sigue dependiendo de artefactos de ciencia ficción, pero curiosamente la película se sostiene: acción, chistes y una fotografía limpia, lejana de las tomas Bourne, la dirección de Christopher McQuire, quien fue el primero en dirigir dos películas al hilo de la saga, comprende su producto, su público y hasta rinde homenaje a los mejores momentos de una saga inconsistente pero favorita entre el público.

Ana y Bruno (Carlos Carrera, 2017)

Las enfermedades mentales y el duelo son cosas difíciles de hablar con los niños. No sólo porque están atravesados por múltiples prejuicios, ideologías y cosmologías que muchas veces chocan con la visión infantil, sino porque no sabemos cómo hacerlo. Ana y Bruno lo logra: una historia sencilla pero impecable que nos enfrenta sin aviso ni advertencia a niños y adultos con tabúes culturales: infancias violentadas, salud mental, abandono y muerte van de la mano de técnicas de animación que han hecho voltear la mirada a varios estudios internacionales.

Quizá no parezca una historia para niños: los monstruos son… monstruosos y los temas se sienten adultos, pero como ya te habíamos escrito sobre la película, quizá es justo por eso que es una de las mejores películas infantiles del año.

¿Ana y Bruno no es una película para niños?

Mención honorífica: Hasta los dientes (Arnaut Estrada, 2018)

¿Cómo narras una ejecución extrajudicial?, ¿cómo cuentas que tu escuela, tu gobierno y las autoridades que debían proteger a dos jóvenes fallaron y mintieron y engañaron, lastimando la memoria de dos estudiantes más en medio de una guerra fallida?

Esa pregunta es el eje narrativo del documental de Alberto Arnaut Estrada, que narra los hechos ocurridos tras el 19 de mazo del 2010, cuando el Ejército mexicano asesinó  a Javier Francisco y José Antonio, y cómo el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores Monterrey y el Estado mexicano mintieron sobre su muerte y los hicieron pasar como “sicarios” que fueron “abatidos” en un fuego cruzado. Pero, más que eso, es el recuento del esfuerzo de sus familias por recuperar su memoria.

Hasta los Dientes: la justicia comienza por la memoria

The Ballad of Buster Scruggs (Ethan y Joel Coen, 2018)

¿Una película es una o muchas historias? Los hermanos Coen regresaron al western con esta película compuesta por seis historias que no se “relacionan” entre ellas, o no al menos como el MCU o Amores Perros, sino por (y aunque suene algo mamador) la condición humana.

El western es el género por excelencia de los Coen, y en The Ballad… muestran su capacidad de generar historias profundas y personajes complejos aún en tono de parodia. Sin duda, una de las mejores películas de los hermanos.

RESEÑA: The Ballad of Buster Scruggs, o el arte del mosaico

Roma (Alfonso Cuarón, 2018)

Desde noviembre, parece que las redes sociales no hablan de otra cosa que no sea Roma, desde proyecciones especiales, secretas, gratuitas o del Gobierno, hasta los pleitos entre las cadenas de cine y Netflix por la última obra de Cuarón.

Lo cierto es que esta película es un hito del cine mexicano. Más allá de lo que críticos de cine y opinólogos han dicho de ella: lo que no dice, lo que sí, lo que ignora y lo que decide retratar, es un ejercicio de memoria de un director que sabe su oficio y que sabe trabajar con un elenco que exponencia cualquier idea base.

Y sí, Yalitzia Aparicio es una de las más grandes actrices que hemos visto en pantalla.

Black Panther (Ryan Coogler, 2018)

El éxito en taquilla de Black Panther, una película con protagonistas, guionistas, directores y fotógrafos afrodescendientes, es un logro que no puede hacerse a un lado. Más cuando, a diferencia de otros éxitos taquilleros (*cof* Suicide Squad, Aquaman *cof*), es una gran película.

Para muchos, fue un Rey León con leotardos; para otros, el segundo gran villano de Marvel (desperdiciado en tan sólo una película); pero lo cierto es que Black Panther, mucho más que Avengers: Infinity War, demostró la madurez de un género que, tras diez años, se pensaba ya cansado y tedioso.

Días de Furia: Racismo, crítica y cine

¿Por qué es tan importante Pantera Negra y por qué nos urge un cine que, también, represente a las comunidades afromexicanas?

Posted by Plumas Atómicas on Wednesday, February 28, 2018

Mención honorífica: Ayotzinapa: El paso de la tortuga (García Meza, 2018)

Este documental llamó la atención por la participación, como productor, de Guillermo del Toro. Más que un recuento de la noche del 26 de septiembre de 2014, Ayotzinapa: El paso de la tortuga revisa la historia y la vida cotidiana de la que, desde entonces, es la Normal Rural más famosa del país: Raúl Isidro Burgos.

La realización y el guión de Enrique García Meza recupera las voces, los afectos y los vínculos fuertes, aún cuando rotos, de los estudiantes desaparecidos desde hace más de 4 años.

Ayotzinapa: El paso de la tortuga, documental sobre la Noche de Iguala y la Normal Raúl Isidro Burgos
Ayotzinapa: El paso de la tortuga, documental sobre la Noche de Iguala y la Normal Raúl Isidro Burgos (Imagen: TV UNAM)

Isle of Dogs (Wes Anderson, 2018)

Isle of Dogs es la película más abiertamente política de Wes Anderson: construye una crítica a la construcción del discurso discriminatorio a partir de presupuestos cientificistas (que no es lo mismo que científicos), y todo lo hace a partir de perritos animados en stop-motion.

La cosa es que, también, fue una película rodeada de una polémica sobre apropiación cultural, porque la ambientación en un Tokio postapocalíptico no sólo era gratuita para la trama, sino que, para muchos, reflejó la versión más occidentalizada del fetichismo orientalista.

A pesar de la controversia, la película es un increíble ejercicio narrativo, técnico y político que va acorde con los tiempos actuales.

¿Cómo le hizo Wes Anderson para hablar sobre discriminación con perritos en Isle of Dogs?

Spider-Man: Into the Spiderverse (Persichetti, Ramsey, 2018)

La mejor película de superhéroes del los últimos años y la mejor, por mucho, de Spider Man. Punto.

Este es un ejemplo perfecto de cómo se puede adaptar un cómic complejo al cine rindiéndole homenaje a la fuente original sin volverlo cansado, sin destruir la fuente original, pero también aportando algo más: la animación, el cuidado del diseño y animación de cada persona arácnida, el guión y el soundtrack, todo va de la mano con una constante subversión (y reafirmación) del camino del héroe que deja chiquitito a Deadpool pero que claramente aprendió de Lego: Batman.

Es la película que no sabíamos que necesitábamos, pero que afortunadamente ya tenemos.

Museo (Ruizpalacios, 2018)

Un robo que marcó la historia moderna de México,  a través de uno de los mejores directores jóvenes. Si bien ya nadie le cree a Gael García Bernal que es un chavo de 25 años, su actuación está al nivel de un guión que arriesga mucho, pero cumple.

Como lo hizo con Güeros (2014), Ruizpalacios presenta una anécdota sencilla, bueno, “sencilla”, con un guión complejo que permite una lectura doble: la historia y el efecto en la Historia, cómo la película narra y cuestiona la Historia Oficial a partir de una ocurrencia de dos jóvenes.

Museo: identidad nacional, identidad individual y el cine

Annihilation (Garland, 2018)

2018 fue un gran año para Netflix: abrió con Annihilation Como escribió el gran Nicolás Ruizy cerró con Roma. La última pieza de Alex Garland no sólo es una increíble pieza sci-fi, sino una exploración completa de un género que, para muchos, no ha dado más de sí desde las primeras dos Alien.

La obra de Garland se coloca dentro de un renacimiento de la Ciencia Ficción (de la que el director ha aportado un par de joyas), y, como Interstellar o Arrival, o, en corto, toda la ciencia ficción, es una ejercicio metafórico de temas humanos complejos.

Como todas las listas, esta selección es la nuestra, y seguramente no concordará con la tuya, ¿cuáles películas crees que deberían estar aquí, cuáles no?

Por: Redacción PA.