¿Ana y Bruno no es una película para niños?

Hace unos días se estrenó en salas comerciales Ana y Bruno, el más reciente film del director Carlos Carrera, quien ganara hace más de 20 años la Palma de Oro por su cortometraje El héroe. Ana y Bruno es una película impactante por múltiples razones: además de que tardó casi diez años en concluirse por problemas de financiamiento, su trama y ambiente han levantado quejas entre algunos padres de familia que aseguran que no es una película para niños.

La película cuenta la historia de una niña llamada Ana, quien llega junto con su madre a un hospital psiquiátrico. Al alojarse ahí, conoce e interactúa con personajes que se revelan como las alucinaciones encarnadas de los pacientes del hospital; y estos personajes van desde un retrete y un borracho imaginario, hasta un duende espeluznante de nombre Bruno.

Ana y Bruno cuenta con un guión prodigioso, sin duda uno de los mejores que ha visto en su historia la animación mexicana. Pero aunque es una enorme historia, algunos padres consideran que definitivamente no es apta para los menores a los que dice dirigirse.

Ana y Bruno Pelicula Controversia Niños Clasificación A
Imagen: Twitter

La película trata temas fuertes, como la locura, la depresión y el duelo, que podrían ocasionar más de una conversación inquietante pero inevitable entre padres e hijos.

Ana y Bruno Pelicula Controversia Niños Clasificación A
Imagen: Twitter

En este sentido, parafraseando a la crítica de cine Fernanda Solórzano, Ana y Bruno se encuentra en la tradición de los cuentos de los hermanos Grimm, cuyos cuentos, con frecuencia crueles, se vendían como un anuncio para los niños de los sinsabores que les esperaban en la vida adulta. Ana y Bruno no llega a los excesos de los hermanos Grimm, pero queda a la par de películas como Bambi y Dumbo. La duda sería, ¿es o no una película para niños?

Mientras algunos padres alegan que salieron antes de que acaba la función por las quejas o el llanto de sus hijos, otros aseguran que esta película fue una experiencia enriquecedora para ellos y sus hijos.

Hay que tomar en cuenta que la RTC, perteneciente a Segob, consideró que Ana y Bruno es una película clasificación A (apta para todo público), pero no AA (apta para menores de 7 años). Mientras una película AA no puedes hacer uso de lenguaje altisonante ni consumo de drogas y no puede incluir horror, una película clasificación A sí puede darse algunas licencias en este sentido. (Vía: RTC)

Ana y Bruno Pelicula Controversia Niños Clasificación A
Imagen: Ana y Bruno

A priori, la RTC no juzga la pertinencia o moralidad de una trama (cuando mucho juzga su comprensión para menores, si aspira a ser AA); solo verifica ciertos asuntos específicos, como en lo referente a la violencia, las drogas y la sexualidad. En el caso de Ana y Bruno se puede suponer que su clasificación A vino de algunos toques sombríos en la ambientación, así como las menciones ligeramente procaces y su alusión al alcoholismo (sin fomentarla).

Ana y Bruno Pelicula Controversia Niños Clasificación A
Imagen: Twitter

Desde la cuenta oficial de la película se ha afirmado que se consultó a una especialista para conocer si era apta para los niños a los que se dirigía y han respondido a las críticas alegando que una película así puede ser una oportunidad idónea para que padres e hijos tengan en un contexto de ficción conversaciones que podrían ser más fuertes cuando ocurren con personas cercanas, de carne y hueso.

Ana y Bruno Pelicula Controversia Niños Clasificación A
Imagen: Ana y Bruno

Por supuesto, solo los padres pueden decidir qué películas compartirán con sus hijos bajo su propio criterio. Y, ciertamente, Ana y Bruno es una obra espléndida que amerita ser vista por la calidad de un guión que toca temas estremecedores de una forma conmovedora.

Por lo demás, es una pena que el film de animación más caro en la historia del país, no haya recaudado ni el 10% de su presupuesto en su primer fin de semana en cartelera.

Por: Redacción PA.