Revictimización: El viacrucis de quien sufre un crimen tras otro crimen

A continuación te explicamos qué es la revictimización y cuándo sucede
En México, las víctimas de un crimen sufren el proceso de denuncia y la impunidad. | (Fuente: Pixabay)

Durante los últimos meses, el término ‘revictimización’ se ha escuchado con mayor frecuencia en las redes sociales y en los medios de comunicación. Si bien resulta evidente que refleja una situación derivada de un crimen, no siempre es claro a qué se refiere o en qué contextos puede aplicarse. A continuación te explicamos de qué se trata y bajo qué circunstancias se emplea.

Para entender este término, es preciso comprender a qué se refiere el concepto de ‘victimización’. En términos jurídicos, la ‘victimización primaria’ se entiende como una consecuencia derivada de un delito y expresa el sentimiento de vulneración de los derechos individuales. Este concepto refiere, por ejemplo, a la sensación de las víctimas tras convertirse en el objeto de un crimen, como una violación, una desaparición forzada, la difusión de contenido privado, entre otros actos delincuenciales.

Ahora bien, la ‘revictimización’ o ‘victimización secundaria’ surge después de que el individuo se convirtió en víctima de un crimen y acude a las autoridades o a distintas entidades en busca de ayuda; en este proceso, la víctima es receptora de injusticias y malos tratos o, incluso, se le criminaliza por el acto del que fue objeto. Cuando tienen lugar estas circunstancias, se considera que la persona ha sido ‘revictimizada’.

Los niños constituyen uno de los principales grupos revictimizados tras sufrir crímenes de violencia y abuso sexual. |(Fuente: Pixabay)

Casos de revictimización en México

En México, estos casos resultan sumamente comunes cuando se trata de violencia de género; por ejemplo, cuando una mujer sufre de una violación o es víctima de un feminicidio, frecuentemente es culpada por su forma de vestir o por establecer una relación previa con su agresor. En estas circunstancias, la revictimización puede provenir de las autoridades, o bien, de las redes sociales o los medios de comunicación.

Otros casos recurrentes tienen lugar cuando un niño sufre de abuso sexual; para un menor, atravesar por un proceso judicial supone generalmente una revictimización, ya que las audiencias judiciales suponen un encuentro con el agresor, o bien, porque los cuestionarios de la policía los obligan a revivir el momento traumático. Asimismo, cuando la agresión proviene de un miembro de alguna institución religiosa o política, existen muchas probabilidades de que la denuncia permanezca impune.

Las denuncias por violencia de género frecuentemente quedan impunes en nuestro país. |(Fuente: Pixabay)

Cabe destacar que no son únicamente las víctimas del crimen quienes sufren las revictimizaciones; por el contrario, la familia o personas cercanas pueden experimentar esta circunstancia durante el procedimiento legal. Así sucede, por ejemplo, en el caso de las madres de familia que exigen justicia por el feminicidio de sus hijas y a cambio reciben violencia institucional, indiferencia o resoluciones favorables para el agresor.

Actualmente, la lucha contra la revictimización se ha vuelto más evidente a través de las redes sociales, donde se denuncian los abusos de la autoridad, los casos de indiferencia o la protección para los agresores. Gracias a estos recursos, las personas denuncian públicamente la impunidad jurídica y sus abusos; de este modo, las víctimas que permanecían en silencio tienen un canal para alzar la voz y exigir justicia contra sus agresores.

***

Sigue la discusión masiva en nuestro canal de YouTube.

Publicidad