Yunes y el uso político-electoral de la justicia

Empecemos dejando algo muy claro: nadie quiere defender a Javier Duarte (salvo su abogado, obvio). Sin embargo, es menester señalar el uso político que le ha dado Yunes a las instituciones encargadas de impartir justicia en Veracruz, desde el principio de su campaña y gestión.

Este ha llegado al grado de haber lanzado en su momento una seria y sumamente cuestionable acusación: que Duarte le dio agua destilada en lugar de quimioterapia a niños con cáncer, un dicho que de tanto repetirse se ha vuelto verdad. Nos consta que hubo desvíos en Salud, pero nadie ha encontrado el agua destilada. De la misma forma, hoy Karime Macías, esposa de JaviDú, está lejos de ser un chivo expiatorio, pero sí es un instrumento político-electoral de Yunes, cuando está a punto de coronar a su hijo como gobernador.

Este martes, el gobernador informó durante una conferencia de prensa que la esposa del ex gobernador de Veracruz goza de la buena vida tras el desvió de millones de pesos que presuntamente cometió Duarte.

“Nadie merece abundancia a costa de la miseria de los veracruzanos. (…) Me comprometí a hacer justicia, dije con mucha claridad que no habría olvido ni perdón ni amnistía. (…) No hay veda electoral para la justicia”, declaró Yunes en conferencia de prensa.

Houston, Tucson, Miami, Nueva York, Londres y otras ciudades es donde, según el gobernador, escondió Duarte el dinero. Y justamente es en Londres donde la Fiscalía al final la encontró, pero, contrario a lo que Yunes y su administración pensaban, vive de manera lujosa. Según el gobierno, Macías tiene un gasto mensual de 1.62 millones de pesos, o casi 60 mil libras. Además, vive en un lujoso inmueble en el barrio de Belgrave, a un kilómetro del Palacio de Buckingham.

Esta información cae de la mano con la ficha roja de la Interpol girada para capturar a Macías y la orden de aprehensión de Veracruz por el presunto desvío de 112 millones del DIF estatal durante la gestión de su marido. El despacho Ricardo Antonio Sánchez Reyes Retana, quien defiende Duarte, acusó las acciones de Veracruz como un acto político y sin el interés de hacer justicia.

“El objetivo del denunciante, que en este caso es la Fiscalía General del Estado de Veracruz, es muy claro: ‘brincar la elección’ sin importar qué suceda después“, se lee en la misiva. (Vía: Reforma)

Del mismo modo, Brenda Cerro de la Garza, defensora de Macías, señaló que su cliente no ha sido informada sobre la investigación en su contra y que nadie la ha citado para declarar sobre los delitos que le imputan.

Haciendo una estimación rudimentaria, sobre lo que menciona la Fiscalía de los gastos de Karime Macías, es decir, de la casa en el lujoso barrio, la escuela carísima, el gimnasio, el gimnasio facial y el yoga, la suma no supera los 500 mil pesos mensuales, pues serían cerca de 16 mil libras entre todo eso. A esa suma faltarían los gastos en las tiendas comerciales y las clases de una escuela de idiomas. El mismo video descarta del gasto de 1.62 millones de pesos a los viajes, servicios y compras.

Esta no es la primera vez que Yunes hace un espectáculo con el caso de Javier Duarte. La denuncia que hizo por el agua destilada se quedó en eso: una denuncia. Además, constantemente hace presentaciones sumamente públicas de las incautaciones de las propiedades de Javier Duarte, como el tour que le dio a medios por la bodega del ex gobernador, donde estaba el famoso libro de Macías que decía: “Merezco abundancia”.

Desde su campaña, el ahora gobernador hizo acusaciones y presentó denuncias, siempre con la promesa de ser el político que llevaría la justicia a Veracruz y metería a la cárcel al priista. En medio de todo esto, ninguno de los procesos contra Javier Duarte han derivado en una sentencia condenatoria, mas sí en audiencias tropezadas por parte de las autoridades.

Por otro lado, las denuncias del colectivo Solecito por desapariciones en Veracruz han sido ignoradas una y otra vez. Además, las autoridades estatales constantemente señalan que son criminales aquellas personas abatidas por elementos de seguridad, cuando hay cuestionamientos fuertes sobre la veracidad de esas afirmaciones, como ocurrió con el caso de Nefertiti y Grecia en Río Blanco, Veracruz, apenas en marzo.

Ver: INAI debe ordenar difusión de datos sobre fosas en Veracruz: juez federal

No es ninguna novedad que en general los políticos aprovechen estos turbios momentos electorales en el país para colgarse medallitas por investigaciones o sucesos. Se puede ver con Yunes y su corta administración, la cual, si por algo ha brillado es por el caso de Javier Duarte y sus allegados. Se puede ver en asuntos como la investigación de la PGR contra Ricardo Anaya justo en medio del proceso electoral, o la denuncia de Meade durante el primer debate presidencial contra López Obrador por unos departamentos no declarados. Y es que, siempre que lanzan esas acusaciones, la gran duda es: ¿Dónde estaban estas autoridades cuando no hay elecciones en el horizonte?

Más allá de cuál sea el resultado de un juicio en contra de Macías, la merecedora de abundancia, Yunes está aprovechando las acusaciones en contra de la familia Duarte para amasar su propio capital político de cara a una elección en la que su hijo podría convertirse en el próximo gobernador. En Veracruz la alternancia no impidió necesariamente la nueva formación de cacicazgos. Ojalá todos los delincuentes tuvieran un uso político inmediato; así las instituciones en Veracruz detendrían a todos los criminales sin excepción.