¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿Por qué estamos obsesionados con los asesinos seriales?

¿Esta fascinación es por los actores o por los papeles que interpretan?

¿Por qué estamos obsesionados con los asesinos seriales? Es imposible negar la proliferación de cintas, memes y contenidos virtuales que son dedicados a contar “la historia” de asesinos seriales. ¿En qué momento se rompe la línea entre conocer su historia y glorificarla?

También te recomendamos: Querido internet, deja de romantizar las enfermedades mentales

Existe una línea muy delgada entre realizar una representación de actos violentos y vanagloriar a aquellos que los cometen. Distintas cintas o series como You, Extremly Wicked, Shockingly Evil and Vile o Natural Born Killers han sido aclamadas tanto por la crítica como por el público.

En ellas se recrean las historias y ejecuciones de asesinos que efectivamente existieron o sólo son una historia más dentro del imaginario creativo acerca de los asesinos.

Cada una de estas producciones son libres de retratar distintos temas, tópicos o acontecimientos que deseen. Una vez que la obra salga a la luz, será interpretada por los espectadores quienes con base en sus preceptos éticos, morales  y culturales juzgarán la obra.

Ted Bundy. (Imagen: Twitter)

Pero ocurre un fenómeno extraño, el público parece olvidar que se retratan historias de asesinos, agresores físicos y sexuales, personas que en la realidad deberían parecernos despreciables. En cambio, se justifican sus acciones e incluso los idolatran ¿Por qué sucede eso?

James Hoare puntualiza lo siguiente:

“Representan algo de proporciones  épicas, antihéroes verdaderamente monstruosos, como los de las historias de horror que nos contaban cuando éramos niños”, opina James Hoare, editor de Real Crime, una revista mensual lanzada en Reino Unido en agosto de 2015″. (Vía: BBC)

Pensemos en lo que sucedió con la serie You transmitida en Netflix. Ésta retrata la vida de un acosador, Joe Goldberg, un gerente de librería que conoció a Guinevere. El sujeto se obsesiona con ella y hace hasta lo impensable para aislarla del mundo, asesinar a quienes ama e incluso matarla.

El acosador y asesino fue retratado por un actor bien parecido, Zac Efron, quien, una vez en el papel, representó a  un hombre amable, cautivador, como cualquier depredador lo sería, ¿entonces qué pasó?

Diversas personas en las redes sociales mostraron su amor e incluso admiración hacia el personaje, sí, olvidando que retrataba a un ser horrible

El revuelo en redes fue tanto  que el actor Penn Badgley contestó cada uno de los tuit recordándole a  los usuarios que la serie retrataba a un acosador no a un hombre enamorado o algo parecido.

Un caso similar podría verse en  Extremly Wicked, Shockingly Evil and Vile que relata la historia de Ted Bundy, un asesino serial que finó y abusó a más de 30 mujeres.

En redes sociales causó revuelo, pues usuarios hablaban de lo enamorados que se sentían por el asesino. Algunos, también admitían admirarlo.

La plataforma se vió en la necesidad de aclararles a los usuarios que Ted Bundy había sido un asesino, no un hombre del cual enamorarse.

¿Esta fascinación era por el actor o por el papel que interpretaba?

Las ficciones, en sus diferentes formatos, son interpretaciones particulares y con intereses diversos, como espectadores podríamos aprender a diferenciar entre una buena interpretación, un guión interesante o la capitalización de actos violentos. ¿O no?