Encontraron restos de pepinos de mar en el Templo Mayor

Aparentemente, los restos formaban parte de una ofrenda
Encontraron restos de pepinos de mar en el Templo Mayor (Imagen: @LeoLopezLujan)

En el Templo Mayor se encontraron restos de pepinos de mar , aparentemente había buzos mexicas que llevaban ofrendas desde las costas del pacífico hasta Tenochtitlán. 

También te recomendamos: Arqueólogos habrían encontrado la tumba de Rómulo en Roma

Francisco Alonsos Solís Marín, junto a su grupo de científicos del Instituto e Ciencias del Mar y Limnología (ICML) encontraron restos de pepinos de mar en una ofrenda en el Templo Mayor, ubicado en la Ciudad de México (CDMX). La ofrenda era para la diosa Tlaltecuhtli. Según informan en el 2011, el arqueólogo mexicano Leonardo López Luján, quien dirige el proyecto arqueológico  Templo Mayor, encontró restos de equidermos marinos.

No sólo encontraron resto fósiles, pues mediante el análisis de pinturas  han confirmado la existencia de buzos mexicas que extraían productos marinos en las costas del pacífico y, posteriormente, los transportaban hacia Tenochtitlán.  Sin embargo, sus estudios se han visto interrumpidos por la cuarentena.

“Por el confinamiento no hemos podido seguir buscando en los polvos de otras ofrendas para saber si hay más, pero lo más probable es que sí. Al principio pensábamos que se trataba de un hallazgo fortutito, pues tres de las especies de pepinos de mar encontradas son muy pequeñas, y podrían haber estado dentro de bases de corales que fueron arrancados. Sin embargo, la cuarta especie hallada alcanza tallas mayores a los 20 centímetros de largo, de manera que indudablemente se capturó parte de la ofrenda“. (Vía: National Geographic en español)

Otro de los investigadores señaló que se han encontrado más de 12 mil objetos de la ofrenda a la diosa Tlaltecuhtli, por lo que esta ofrenda podría ser considerada la más grande. Asimismo, puntualizó que se encontraron 15 especies de equinodermos entre estrellas de mar, erizos y galletas de mar. Todos estos animales eran sacrificados minutos antes de ofrecerlos como ofrenda a la deidad. 

En cuanto a los pepinos de mar, los especialistas explicaron que en diversos países son extraídos de su hábitat natural por su contenido de ácidos grasos, péptidos bioacivos, vitaminas, minerales, colágenos, etc. Por tanto, los especialistas llevan a cabo diversos estudios para poder cultivar a esta especie en granjas y así detener el tráfico de las poblaciones nativas. 

Con información de: Forbes