Niño gana amparo para no cortarse el pelo: es una medida discriminatoria, dice juez

Por fin toman en cuenta el desarrollo personal de los alumnos
Un estudiante de secundaria ganó amparo para no cortarse el cabello. (Imagen:Twitter).

A un estudiante de Chihuahua se le prohibió la entrada a su secundaria por tener el cabello largo. Su padre, en vez de reprimirlo lo ayudó a conseguir un amparo con el que podrá entrar a la institución sin tener que cortar su cabello. El juez que aprobó el amparo aclaró que la imposición de cortarse el cabello limitaba el desarrollo personal del estudiante, inclusive dijo que esta medida no tenía aportación alguna en su educación.

¿Recuerdan lo fastidioso que era cortarse el cabello cuando iban a la secundaria? Esta medida tiene como objetivo enseñarle a los alumnos a ‘mantenerse pulcros y así cuidar la imagen de una institución’. Inclusive se pretende que con ello desarrollen un ‘sentido de formalidad’. Aunque muchos alumnos lo acatan sin estar de acuerdo, existe un caso en el que un estudiante ganó un amparo para no hacerlo más. 

El Segundo Juzgado de Distrito de Chihuahua concedió un amparo a un estudiante que no podía asistir a clases hasta que se cortara el cabello. El padre del estudiante de secundaria consideró que negarle la educación a su hijo sólo por cuestiones estéticas y de estereotipo era un caso de discriminación.

Por consiguiente, promovió una demanda de amparo por discriminación en contra de la institución Francisca Lozano Olivas. En este sentido, la secundaria exige a los alumnos portar el cabello corto y de color oscuro, cualquier corte o color distintos a los establecidos conllevan una sanción: negarles la entrada a la escuela. (Vía: ElBigData)

En ninguna parte del reglamento queda claro por qué un corte de cabello distinto afecta el proceso de aprendizaje del alumno o su compañeros. Tampoco se especifica por qué es una falta o cómo daña a la institución.

Por su parte, el juez Alberto Lozano determinó como inconstitucional la disposición que se encuentra en el reglamento de la secundaria Francisca Lozano Olivas, en la cual se determina que los alumnos hombres deben llevar el cabello corto y oscuro. Explicó que esta medida violenta sus derechos, pues no los deja expresarse libremente. También entorpece el desarrollo personal de cada uno.

En suma, argumentó que llevar el cabello de cierta forma no aportaba nada al aprendizaje escolar y mucho menos a la convivencia con otros alumnos y profesores. No obstante, sí coarta su libertad y limita su plan de vida e inclusive sus ideales.

Finalmente, el juez condenó las medidas tomadas por parte de las autoridades escolares pues incurrieron en un acto de discriminación e inclusive atentaron contra la dignidad humana del joven estudiante.

Con información de: El Universal