Violencia doméstica en la NFL: la gran sombra en su centésimo aniversario

La NFL sigue sin ser tajante con estos casos
(Imagen: Plumas Atómicas)

La NFL está en los play offs de la temporada número 100 de su historia. Cuatro equipos siguen con vida buscando llegar al Super Bowl LII, que tendrá lugar en Miami. Sin embargo, hay una sombra que empaña a una de las ligas deportivas más poderosas del mundo: la violencia doméstica.

También te recomendamos: Abogado de víctimas de violencia doméstica es acusado de maltratar a su pareja

Durante los últimos años, varios jugadores de la  NFL han sido acusados de violencia doméstica. La liga ha tratado de tomar cartas en el asunto, pero, por lo general, los casos han sido mal manejados, como lo fue en el caso de Ray Rice.

Caso Ray Rice

El comisionado, Roger Goodell, suspendió a Rice por dos juegos en 2014 después de ser acusado de asalto agravado de tercer grado por golpear a su prometida en un elevador en Atlantic City. La pareja se casó un mes después. Después de que salió un video que mostraba a Rice golpeándola hasta dejarla inconsciente y arrastrándola por el suelo, los Baltimore Ravens liberaron al estelar corredor y la NFL lo suspendió indefinidamente.

Rice fue suspendido pero buscó reducir su condena (Imagen: Getty Images)

Rice ingresó a un programa para control y manejo  de violencia previa al juicio a cambio de que los fiscales retiraran el cargo de asalto agravado contra él. Rice y Palmer se casaron poco después del incidente. Ante las críticas generalizadas por lo indulgente del castigo de la NFL a Rice, que recibió una suspensión más corta que varios otros jugadores enfrentados por violaciones de drogas, la liga cambió su política.

La nueva política de violencia doméstica extendió el castigo a seis juegos. Si hubiera otro incidente, habría una prohibición de por vida.

La política también dice que proporcionará asesoramiento para aquellos que han sido afectados por la violencia, incluido el jugador. Su objetivo parece ser solucionar cualquier problema de violencia que puedan tener para que no repitan el incidente.

Aún así, algunos no creen que la liga sea lo suficientemente difícil considerando una inquietante ola de incidentes, ya que el caso de abuso doméstico de Rice motivó a la liga a instituir nuevas políticas disciplinarias e implementar iniciativas para ayudar a las víctimas, educar a los jugadores y crear conciencia.

¿Por qué es inconsistente la política de violencia doméstica de la NFL?

Ver a las personas recibir un “manotazo” por violencia doméstica parece injusto considerando la seriedad del asunto. Para los que no somos atletas de élite, podemos ser despedidos por llegar tarde, un desliz verbal, publicar algo controvertido en Facebook y otras tantas razones. Mientras tanto, un jugador de la NFL golpea a su esposa y simplemente recibe una suspensión. Si bien no podemos mirar en la cabeza de las personas que dirigen la NFL, imaginamos que tiene que ver con algunas cosas.

Quizás el caso más llamativo es el de Kareem Hunt, de los Kansas City Chiefs, que fue captado en un video empujando y pateando a una mujer de 19 años. Los Chiefs y la NFL sabían sobre el incidente (que no era violencia doméstica ya que la mujer en cuestión no era la pareja de Hunt) que ocurrió en 2018, pero el jugador no había enfrentado ningún tipo de castigo. Los Chiefs eligieron creerle a Hunt que clamaba se inocente, mientras que la NFL no habló con Hunt ni con la mujer a la que agredió y le dijo a Kansas City que dejaran de investigar el video.

Hunt fue cortado por los Chiefs, pero sigue siendo parte de la NFL porque lo firmaron los Browns (Imagen: Getty Images)

Tuvo que filtrarse el video  para que la NFL lo colocara en la lista de exentos (los jugadores en la lista no pueden practicar con sus equipos, pero aún así se les paga) y los Chiefs decidieran prescindir de él. Hunt fue uno de los corredores más efectivos de la NFL en esa temporada, y no es descabellado preguntarse si los Chiefs se habrían quedado con un jugador menos talentoso durante tanto tiempo.

Otro caso es el de Reuben Foster. Su agresión no fue captada en video pero fue arrestado dos veces en 2018  por violencia doméstica contra su ex novia Elissa Ennis, antes de que el equipo lo cortara. En el incidente más reciente, Ellis alega que Foster la dejó magullada y conmocionada.

En cuestión de días, los Washington Redskins firmaron a Foster, con el vicepresidente de personal de jugadores del equipo, Doug Williams, alegando que el incidente fue “cosa de  nada” y que había investigado el asunto. Más tarde, Williams admitió “nunca en mi vida he dicho algo tan insensible”. Pero para las víctimas, muestra cuán poco le importa la violencia doméstica a la NFL.

¿Que queda para la NFL?

Parece que sólo la evidencia en video obliga a la NFL y sus equipos a tomar en serio a una víctima de violencia doméstica. Incluso cuando se toman medidas, la liga espera que la memoria del público se desvanezca.

A pesar de haber sido denunciado por violencia doméstica, Foster siguió jugando en la NFL (Imagen: Getty Images)

Si tiene que haber un cambio al respecto, tendrá que venir de parte de los aficionados. Tienen que tomar conciencia de la gravedad de la violencia doméstica. Tienen que entender que una súper estrella tiene que recibir el castigo justo. Tienen que entender que las vidas importan más que el ovoide.