¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

60 senadores aprobaron en la madrugada ley de publicidad oficial

Con solo 60 votos a favor y bien entrada la madrugada, el Senado de la República aprobó en lo general y sin modificaciones la versión de la bancada priísta de la Ley de Comunicación Social (mejor conocida por todos como #LeyChayote).

Senadores que aprobaron la Ley Chayote

La versión aprobada por el Senado y ya enviada al Ejecutivo Federal para su firma y entrada en vigor, fue la enviada por la Cámara de Diputados; la misma que diferentes organizaciones internacionales como la ONU y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) habían denunciado apenas ayer.

Cómo ocurre casi siempre en el Senado, la ley fue aprobada con el voto del Revolucionario Institucional y sus aliados (ya que sólo se necesitaba una mayoría simple). Poco faltó para que el cuerpo legislativo faltara de cumplir la orden de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) de que el asunto se legislara antes del 30 de abril. “Haiga sido como haiga sido”, ¿no? (Vía: El Financiero)

Apenas a inicios de esta semana, la ley se había estancado en comisiones. Como te hemos venido explicando, la bancada priísta en comisiones y en el Pleno habían estado presionando para que pasara… Finalmente lo lograron.

Creemos –expresó– que la ley responde cabalmente a la exigencia ciudadana de asegurar el acceso a una información completa, oportuna y veraz; prevé el manejo transparente de los recursos públicos; establece reglas para fiscalizar el gasto de comunicación social en todos los Poderes de los tres órdenes de gobierno y de los entes públicos”, dijo en el pleno Raúl Aarón Platz, presidente de la Comisión de Gobernación, contrario a decenas de informes de lo contrario. (Vía: Aristegui Noticias)

A pesar de que, a lo largo de las semanas que duró la discusión legislativa, colectivos como #MediosLibres denunciaron las malas prácticas que fomentaba la legislación actual y las que institucionaliza la ley aprobada anoche por los senadores, otra vez una ley central para la democracia mexicana fue aprobada sin otra intención más que la electoral. (Vía: Proceso)