¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

PF detuvo arbitrariamente a familia en Tamaulipas y torturó al padre

Imagen: Twitter

“Dónde está, dónde está”, gritaron agentes de la Policía Federal (PF) al mismo tiempo que irrumpían en la casa de una familia en Tamaulipas. Adentro se encontraban una pareja y una amiga con sus respectivos hijos, es decir, cinco menores de edad. Eran aproximadamente las 10:00 horas del 6 de mayo de 2013.

Los policías golpearon en el estómago a las dos mamás, les dieron cachetadas y les jalaron los pelos. Junto con el marido de la primera y los cinco menores, se los llevaron a las oficinas de la PF. Ahí, el esposo fue torturado y alrededor de las 22:00 horas fue presentado ante la Procuraduría General de la República.

Esta es la versión de la suegra del agravado documentada en la recomendación 27/2018 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), la cual fue emitida a finales del mes pasado por la violación a los derechos de los cinco menores y los tres adultos.

¿La versión de la PF? El hombre y las dos mujeres iban a bordo de un carro. El sujeto se bajó con una AK-47 y disparó contra los agentes. Cuando los detuvieron, encontraron metanfetaminas y un cartucho.

Para colmo en un inicio se declaró que el hombre no tenía heridas que pusieran en riesgo su vida. Un par de días tras la detención el hombre fue hospitalizado. Le aplicaron pruebas de rodizonato de sodio –para ver si sí había disparado– que dieron negativo; tampoco encontraron sus huellas en la AK-47 ni evidencias de que esta hubiera sido disparada.

Imagen: Twitter

Pese a las evidencias, el 8 de mayo el Ministerio Público Federal ejerció acciones penales contra el hombre, su esposa y su amiga por narcomenudeo de metanfetaminas. Además, el sujeto también fue acusado de portación ilegal de armas de fuego de uso exclusivo. El 14 de mayo fueron encarcelados.

Los tres imputados llevan más de cinco años tras las rejas y la CNDH emitió la recomendación para señalar a la Comisión Nacional de Seguridad violaciones a derechos por parte de la PF, la PGR y la Procuraduría de Tamaulipas.

Los derechos que fueron violados son: derecho a la integridad
personal, a la dignidad humana, a la seguridad jurídica, legalidad y libertad personal y a la inviolabilidad del domicilio; además señala actos de tortura y el principio de interés superior de la niñez.