Ningún condenado por tortura bajo el Nuevo Sistema de Justicia

El (ya no tan) Nuevo Sistema de Justicia Penal en México comenzó a implementarse de manera parcial en 2014 y para el 2016 ya estaba vigente en todo el país. Sin embargo, ninguna de las carpetas de investigación abiertas desde 2015 por la Procuraduría General de la República (PGR) por tortura han derivado en condenas.

A través de una solicitud de transparencia realizada por Plumas Atómicas, la PGR señaló que se han abierto en total mil 658 carpetas de investigación por tortura en el país entre 2015 y febrero de 2018, pero ninguna de estas indagatorias ha llevado a órdenes de aprehensión o sentencias condenatorias.

Carpetas de investigación de la PGR por tortura:

  • 2015: 523
  • 2016: 426
  • 2017: 701
  • 2018 (hasta febrero): 8

Según el Capítulo tercero de la Ley General para Prevenir, Investigar y Sancionar la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, la tortura es cometida por servidores públicos de manera directa o con la ayuda de particulares.

La tortura ocurre cuando se provoca dolor físico o psíquico, se comete alguna conducta que anule la personalidad o capacidades de la víctima o se realizan intervenciones médicas o científicas, con la intención de adquirir información o confesiones para investigaciones criminales, como castigo o medio de coacción o preventivo.

Si se demuestra que algún servidor público torturó a alguna persona, se le darán entre 10 y 20 años de prisión. Por supuesto, existen agravantes, como cuando la víctima es un menor, una mujer embarazada o se ejerza violencia sexual.

Ahora, según el Artículo 20 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, nadie que sea juzgado por delitos cuya pena máxima exceda dos años de prisión tendrá que ser juzgado antes de que se cumpla un año. Existe la posibilidad de que se solicite un plazo mayor, pero este no debería de pasar de otro año.

Jan Jarab, Representante en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, presentando documento sobre tortura a detenidos por caso Ayotzinapa.

Por lo tanto, si alguna de estas carpetas de investigación hubiera llegado a algún juez desde que entró en vigor el Sistema Penal Acusatorio, a estas alturas ya debería haber servidores públicos o particulares sentenciados.

Ver: Una familia entera fue torturada por la PF; el papá fue forzado a firmar confesión

En respuesta a la solicitud con el folio 0001700085718, la PGR compartió también una serie de comunicados relacionados a casos de tortura en México.

Uno de los más recientes y mediatizados fue el de Elvira Santibáñez Margarito, quien fue torturada por dos agentes de la Policía Federal y dos elementos del Ejército Mexicano a finales de 2015. Los cuatro servidores fueron procesados.

Amnistía Internacional publicó en 2015 un documento titulado “Promesas en el papel, impunidad diaria: La epidemia de tortura en México continúa” en el cual detallaba que de 4 mil 55 denuncias por tortura en el país entre 2006 y 2014, sólo se investigaban mil 884.

Ver: PGR torturó a 34 detenidos por caso Ayotzinapa: ONU

La ONU publicó en marzo Doble injusticia: Informe sobre violaciones de derechos humanos en la investigación del caso Ayotzinapa y durante su presentación, Jan Jarab, de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU en México, señaló que los Protocolos de Estambul –diagnóstico para determinar si hubo tortura– suelen ser aplicados a las víctimas meses o incluso años después del delito, cuando deben ser realizados lo más pronto posible.