Lo incómodo de la visita papal

En Plumas nos carcome la duda sobre la visita papal: ¿estamos recibiendo a un jefe de Estado o a un líder espiritual?

En Plumas Atómicas creemos que la protesta más fuerte contra la visita papal a nuestro país se basa en el doble discurso que se ha manejado desde medios oficiales: ¿estamos recibiendo a un jefe de Estado o a un líder espiritual? Si la respuesta es que se trata de un jefe de Estado, no se justifica la propaganda enfocada en su investidura religiosa para darle la bienvenida; si la respuesta es que se trata de un líder espiritual aquí en Plumas se nos acabaría la tinta recordando la historia de guerras civiles que se vivieron en el sigo XIX para lograr un estado laico. En otras palabras, Benito Juárez se nos vuelve a morir.

Para comprobar si son figuraciones nuestras o realmente hay un doble discurso que está tratando de sonreír ante dos frentes, hemos dado una ojeada muy general a varios discursos y fotografías que, creemos, fueron los que nos confundieron:

El anuncio de Su Venida

El 12 de diciembre de 2015 (día de la Virgen de Guadalupe, ¡qué casualidad!), la Secretaría de Relaciones Exteriores confirmó la visita papal, en respuesta a la invitación que le hizo Enrique Peña Nieto. En ese mismo comunicado se dice que:

La visita es de carácter pastoral, con un componente oficial, dado que México y la Santa Sede mantienen relaciones diplomáticas desde el 21 de septiembre de 1992. El Papa Francisco recibirá el tratamiento protocolario correspondiente a su investidura como Jefe de Estado. (vía SRE)

A ver, espérenme… La visita era pastoral, ¿pero el toque oficial permitiría que se invirtiera todo ese dinero en propaganda de la visita y celebraciones por las peregrinaciones del padre? ¿El tratamiento protocolario incluía eso? De acuerdo con la SRE, el objetivo de los encuentros entre el Gobierno de México y el representante de la Santa Sede estarían destinados a dialogar sobre “mecanismos que generen soluciones concretas a temas como el cuidado del medio ambiente, la paz y la seguridad, la protección de los migrantes, la promoción del desarrollo incluyente, el combate a la pobreza, el desarme nuclear y los derechos humanos”. Pero hasta el momento, las frases más célebres del papa en México han sido sobre la relación entre desigualdad y narcotráfico y sobre el regaño que les puso a los obispos y arzobispos, en que los instó a “actuar como hombres”. (¿Será que las mujeres actuamos mejor?)

La llegada a México

El presidente de México usó su cuenta oficial de Twitter (la misma que usó para anunciar la captura del Chapo, sí ésa) para avisar que el avión papal sobrevolaba al país:

¿El alto mandatario estaba hablando como presidente de México o como Enrique el Creyente? ¿Recibía con entusiasmo a un líder espiritual o a un jefe de Estado? Podemos decir que la respuesta aparece según convenga. Pero como en Plumas odiamos las medias tintas y nos gusta que nos digan que sí o que nos digan que no, fuimos a ver la relatoría que hizo el equipo de comunicación de presidencia sobre el encuentro entre presidentes:

[El Presidente de la República] Destacó que se trata de la primera vez que el Sumo Pontífice es recibido en el Palacio Nacional. Agregó que la visita del Papa Francisco trasciende el encuentro entre dos Estados; se trata del encuentro de un pueblo con su fe. (vía Presidencia)

¿Qué? ¿El encuentro del pueblo con su fe? ¿Y los musulmanes y los crisitanos y los budistas y los harekrishnas y los cienciólogos y los ateos y todos los otros? ¿No existen? ¿No somos mexicanos? A ver, a ver, en algún lado de la Constitución Política de México se hablaba de eso. Aquí está, es el artículo 24:

Toda persona tiene derecho a la libertad de convicciones éticas, de conciencia y de religión, y a tener o adoptar, en su caso, la de su agrado. Esta libertad incluye el derecho de participar, individual o colectivamente, tanto en público como en privado, en las ceremonias, devociones o actos del culto respectivo, siempre que no constituyan un delito o falta penados por la ley. Nadie podrá utilizar los actos públicos de expresión de esta libertad con fines políticos, de proselitismo o de propaganda política. (vía Cámara de Diputados)

Ahora que lo leemos, la última parte del artículo dice que no se podrán usar los actos públicos religiosos con fines políticos.

¿Si un funcionario tiene muy mala fama y se fotografía con el papa creen que esté buscando un uso político de la visita pastoral?

¿Y si es un militar con muchísima mala fama?:

¿O un gobernador acusado de ignorar los casos de feminicidios y aprobar megaproyectos antiecologistas?

Esperen, aquí hay otro gobernador de un estado donde se han cometido crímenes contra mujeres sistemáticamente. (La foto es mala pero así la puso en su facebook)

¿Y si se trata del gobernador de un estado con una larga historia de segregación racial, de pobreza y hambruna?

O ¿qué tal cuando la propaganda de la visita a Chiapas que promueve el gobernador de la región, Manuel Velasco Coello, es la que diseñó la arquidiócesis del estado?

O cuando en Michoacán, famoso por sus problemas de seguridad y violencia, la portada de la página oficial de Facebook del gobernador es ésta:

 ¡Un momento!, ¿ya vieron la del Presidente?

Bueno ya, la verdad si quisiéramos la foto ganadora del Estado Laico (después de votar aquí en la oficina) decidimos que ésta se gana las palmas:

 

Lo tiene todo: la sede es Palacio Nacional, en primer plano aparece la silueta del Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, luego la familia presidencial (el papa entre los enamorados, obviamente) y, después, la fila de miembros del clero debidamente identificados con sus vestidos característicos.

Sin embargo, no todo ha sido fotos de funcionarios y gobernantes con el Jefe de Estado; sino también hay multitud de fotos de el pueblo mexicano con el papa Francisco.

Perdón, sabemos que en estas últimas fotos pareciera que el papa sólo se acerca a políticos traviesos o a los desprotegidos, pero no quisimos usar ninguna otra fuente para tomar las imágenes de su convivencia con el pueblo que las fuentes oficiales, o sea: el facebook de Enrique Peña Nieto, el de Manuel Velasco (gobernador de Chiapas), el de Eruviel Ávila (gobernador del Estado de México) el de César Duarte (gobernador de Chihuahua) y el de Silvano Aureoles (gobernador de Michoacán). Y una o dos fotitos que tomamos prestadas de nuestros amigos de Somos el Medio que siempre son muy duchos para eso de sacar la foto del recuerdo que nadie quiere tener.

Todavía nos quedan tres días enteros de visita papal… A nosotros nos parece que a este gobierno se le anda olvidando que es laico, parece que el oportunismo político y el uso mediático de una visita de un Líder-Espiritual-Jefe-de-Estado está siendo empleada para encubrir la falta de tolerancia y aceptación a la diversidad (cultural, étnica, religiosa, ideológica) que este gobierno ha demostrado tener.

Nosotros ya pusimos unas cartas sobre la mesa, ¿qué piensas hacer con ellas?