Descubren “piscina natural” en Nuevo México que no ha sido tocada por los humanos

El pequeño lago está ubicado en una cueva
(Imagen: Facebook / Carlsbad Caverns National Park)

Se ha descubierto una extraordinaria red de cuevas, nunca vista por los ojos humanos, en las profundidades de un parque nacional de Nuevo México, en Estados Unidos. Y ahí, yace una “piscina natural” que no ha sido tocada por la humanidad.

También te recomendamos: Italia: descubren piso de mosaico romano perfectamente conservado en un viñedo 

La misteriosa piscina azul que se encuentra escondida en el interior ha sido descrita como una “vista maravillosa” por los empleados del parque en el Parque Nacional de las Cavernas de Carlsbad en Nuevo México.

Fue encontrada durante una expedición a los pasajes de cuevas “vírgenes” en el parque, reconocidas por sus complejas estructuras de cuevas llenas de formaciones de estalactitas de cera.

Los exploradores han descubierto algo singularmente notable: una piscina aislada de agua azul lechosa que los humanos no han tocado, a más de 200 metros bajo tierra.

Las Cavernas de Carlsbad anunciaron el descubrimiento en Facebook esta semana, llamando al sitio encontrado dentro de la Cueva de Lechuguilla “completamente prístino”.

(Imagen: Facebook / Carlsbad Caverns National Park)

El geocientífico Max Wisshak, quien dirigió la expedición escribió: “La exploración en cuevas a veces produce vistas maravillosas. Esta piscina de la cueva, que se encuentra en la cueva de Lechuguilla, parece ser completamente prístina. Los bordes debajo de esta piscina parecen ser ‘dedos de la piscina’, lo que podría ser colonias bacterianas que han evolucionado completamente sin presencia humana.” (Vía: Carlsbad Caverns National Park)

“Tales piscinas intactas son científicamente importantes porque las muestras de agua están relativamente libres de contaminantes y los organismos microbianos que pueden vivir en esas piscinas son solo los que pertenecen allí”, dijo Wissha al Kansas City Star.

“La contaminación puede ocurrir desde la superficie sobre la cueva, pero en el caso de la cueva Lechuguilla, eso no es un gran problema, ya que está situado en un área silvestre bien protegida. La contaminación también puede ocurrir a través de aerosoles en el aire. Sin embargo, una piscina recién descubierta en la cueva de Lechuguilla es tan impecable como parece,” añadió. (Vía: Kansas City Star)

Wisshak aseguró que su equipo tuvo mucho cuidado de no contaminar la piscina y que seguirán investigando. Se cree que el agua cristalina y muy probablemente sea agua antigua de lluvia filtrada.

Con información de Kansas City Star