Vacuna de Oxford contra el Covid-19 mostró resultados prometedores

Parece que la vacuna no tiene grandes efectos secundarios
Vacuna de Oxford contra el Covid-19 mostró resultados prometedores (Imagen: Pixabay)

Recientemente se dio a conocer que la vacuna de Oxford contra el Covid-19 ha mostrado resultados prometedores. Hasta el momento se sabe que los efectos secundarios del medicamento no son tan graves.

También te recomendamos: UNAM inició pruebas de la vacuna contra el COVID-19 en animales

En diferentes países e instituciones médicas y académicas se han llevado a cabo diversas pruebas e investigaciones para desarrollar la vacuna contra el Covid-19. Entre éstas se encuentra la realizada por la universidad de Oxford. Tras una serie de ensayos clínicos se ha logrado demostrar que es segura. 

Aparentemente, tiene una gran respuesta inmune ante el coronavirus y, hasta el momento, no se han presentado graves efectos secundarios. Según las primeras observaciones, catorce días después de administrarse el medicamento, los pacientes comenzaron  desarrollar células T, se trata de un tipo de glóbulos blancos que atacan adecuadamente al Covid-19. Pasados 28 días de la aplicación, empezaron a desarrollarse los anticuerpos neutralizantes, estos eliminaron de manera total al virus. Asimismo, en el informe de la universidad se explicó que los pacientes con dobles dosis de la inyección  mostraron una respuesta más favorable. 

Aunque los resultados son bastante prometedores son simplemente resultados preeliminares, en consecuencia, se realizarán más pruebas antes de comercializar con el medicamento. En este momento necesita comprobarse que el medicamento es seguro a largo plazo, no obstante, esta cuestión sólo podrá contestarse con el tiempo. Según la información de la Organización Mundial de la Salud (OMS) hasa el momento hay 23 vacunas en desarrollo, algunas ya son probadas en pacientes, mientras que otras aún se encuentran en los laboratorios.

Se trata de un proceso largo y complejo, recordemos que en general, este procedimiento toma como mínimo diez años. En el caso de la vacuna contra el Covid-19 se han reducido tiempos en investigación, no obstante, el tiempo de producción y distribución no podría ser reducido.

Con información de: El Periódico