Policía estadounidense renuncia después de agredir a una niña de once años [VIDEO]

El policía habría agredido a la niña ya que supuestamente tomó más leche de la que permitía la cafetería de la escuela
Policía agrede a niña por "tomar más leche de la que le correspondía"

Un policía de Nuevo México, Zachary Christensen, renunció después de que se iniciara una investigación interna respecto al uso excesivo de fuerza contra niña de once años. En un video que ha circulado en Internet, se muestra al policía agredir a una niña por haber “tomado más leche de la correspondía” en la cafetería de la escuela. La situación ha vuelto a llamar la atención sobre el trato injusto que recibe la población afroamericana por parte de los policías estadounidenses.

Te podría interesar: EEUU: Policía asesina a mujer afroamericana en su casa

El 27 de agosto, en la escuela secundaria Mesa View, una niña afroamericana de sexto de primaria fue agredida por un policía. Éste asegura que sometió a la niña ya que ella había “agredido” dos empleados de la escuela, después de tomar “más leche de la que le correspondía”. Posteriormente, se hizo viral un video grabado por la cámara que tenía Christensen en el chaleco.

En este video se ve a la niña chocar con el director mientras intenta salir de las instalaciones escolares. Fue entonces que Christensen jaló la mochila de la niña mientras decía “no lo puedas empujar. Está bien, he tenido suficiente. No puedes agredir al director“. También le gritó “¡Ya valiste!“, la empujó a la pared y la forzó a poner las manos detrás de la espalda. (Vía: Fox News)

Mientras intentaba ponerle las esposas, la niña constantemente gritó que la estaba lastimando. El policía aseguró que la niña estaba detenida por agresión y resistencia al arresto y que tendría que ir a la comisaría. Debido al nivel de fuerza que empleó contra ella, dos empleados de la escuela tuvieron que intervenir. (Vía: CNN)

Según Christensen la niña tenía “problemas de actitud” pues cuando fue a la cafetería, “tomó más envases de leche de las que le correspondían, tiró uno al piso y cuando le dijeron algo sólo se salió“. Como respuesta a su “mala actitud”, la niña de once años recibió una contusión, además de dolor de hombro y brazo. Sus padres aseguraron que tomarían acción legal contra el policía.

El jefe de policía, Hebbe, condenó las acciones del policía. Aseguró que “como jefe de policía, estoy completamente decepcionado ya que no actuamos conforme a los estándares requeridos“. Cuando se inició la carpeta de investigación, Christensen entregó su carta de renuncia. ¿La renuncia de un policía será suficiente para transformar el sistema policiaco estadounidense que constantemente violenta los derechos de la población afroamericana? 

Publicidad