Coronavirus: la mafia italiana distribuye alimentos a la población durante cuarentena

De esta manera se están ganando el favor de la población
(Imagen: Twitter / Nicola Marino)

Italia ha sido uno de los países más afectados por la pandemia del coronavirus que causa COVID-19. La crisis por la cuarentena ha causado que muchas personas se queden sin trabajo, sufriendo para poder sostenerse. La mafia italiana ha aprovechado esto para ganarse el favor de la población, y ha estado distribuyendo alimentos a las familias pobres.

También te recomendamosLos errores que habrían llevado el desastre por el COVID-19 en Italia

De acuerdo con las autoridades italianas, han aparecido varios grupos relacionados con la mafia, que entregan canastas básicas y bienes esenciales a las familias afectadas por la pandemia del coronavirus en las regiones más pobres del sur de Italia: Campania, Calabria, Sicilia y Puglia.

“Durante más de un mes, las tiendas, cafés, restaurantes y bares han estado cerrados”, dijo Nicola Gratteri a The Guardian, investigador antimafia y jefe de la oficina del fiscal en Catanzaro. “Millones de personas trabajan en la economía gris, lo que significa que no han recibido ningún ingreso en más de un mes y no tienen idea de cuándo podrían volver a trabajar. El gobierno está emitiendo los llamados cupones de compras para apoyar a las personas. Si el estado no interviene pronto para ayudar a estas familias, la mafia proporcionará sus servicios, imponiendo su control sobre la vida de las personas.”

Las ramificaciones del encierro en Italia están afectando a los aproximadamente 3.3 millones de personas en Italia que tienen empleos informales. Más de 1 millón de ellos viven en el sur. Ha habido informes de propietarios de pequeñas tiendas presionados por la mafia para dar comida gratis, mientras que la policía patrulla los supermercados en algunas áreas para detener los robos.

A partir de las primeras señales de un creciente descontento social, la ministra del interior italiana, Luciana Lamorgese, dijo que “la mafia podría aprovechar la creciente pobreza e irrumpir para reclutar personas para su organización”. O simplemente interviene para distribuir paquetes de comida gratis: pasta, agua, harina y leche. (Vía: The Guardian)

(Imagen: Wikicommons)

Según con lo reportado por The Guardian la policía de Nápoles ha intensificado operativos en los barrios más pobres de la ciudad, donde los hombres atados a la Camorra, la mafia napolitana, han organizado la entrega a domicilio de paquetes de alimentos.

Medios italiano reportan que en Palermo, la Cosa Nostra, ha hecho lo propio con las familias de un barrio pobre de la ciudad, alegando que lo hace por caridad.

La cuestión de distribuir paquetes de alimentos es una táctica tan antigua como la propia mafia, donde en el sur de Italia los jefes se han presentado habitualmente a la gente como benefactores y agentes de poder locales, inicialmente sin pedir nada a cambio.

“Los jefes de la mafia consideran sus ciudades como su propio feudo”, dijo Gratteri. Añadió:

“Los patrones saben muy bien que para gobernar necesitan cuidar a las personas en su territorio. Y lo hacen explotando la situación para su ventaja. A los ojos de la gente, un jefe que toca la puerta ofreciendo comida gratis es un héroe. Y el jefe sabe que puede contar con el apoyo de estas familias cuando sea necesario, cuando, por ejemplo, la mafia patrocina a un político para la elección que promoverá sus intereses criminales.” (Vía: The Guardian)

El investigador, además comparó a la mafia de Italia con El Chapo Guzmán:

“Considere lo que le sucedió a El Chapo, el narco mexicano. Traficaba toneladas de cocaína y encargó el asesinato de cientos de personas, pero en su ciudad natal era conocido por su benevolencia, porque la gente decía que proporcionaba medicamentos a las familias o construía caminos. Aquí sucede lo mismo.” (Vía: The Guardian)

Sin embargo, las autoridades advierten del riesgo que esto implica para la ciudadanía, ya que pasando la crisis de la pandemia del coronavirus, la mafia cobrará todos estos favores.

Con información de The Guardian