Eyacula sobre mujer en transporte público y pasajeros lo golpean

Una joven fue víctima de acoso en el transporte público cuando un hombre se masturbó y eyaculó sobre ella, ¿cómo se resuelve este tema de salud pública?
Otra víctima de acoso: un hombre se masturba y eyacula sobre (Imagen: Especial)

Recientemente se aprobó una Ley Cívica en la CDMX para castigar el acoso callejero, sin embargo ¿cómo se previene y condena el acoso en los demás estados?  Una chica en Apodaca, Nuevo Léon, fue víctima de abuso por parte de un sujeto que se masturbó y eyaculó sobre ella en una unidad de transporte público. Al percatarse de lo sucedido, los usuarios sometieron al sujeto.

El martes pasado una chica viajaba en un camión del transporte público como parte de su rutina diaria, en algún punto del trayecto, se quedó dormida. De un momento a otro la despertó una serie de movimientos realizados por un sujeto que estaba de pie frente a ella. Se percató que de aquel individuo se estaba masturbando, poco después le eyaculó encima de la pierna.

De manera inmediata la pasajera informó tanto al chofer como a los pasajeros lo sucedido, en consecuencia, los demás pasajeros sometieron al hombre y lo golpearon. Posteriormente fue entregado a las autoridades municipales, hasta el momento no se  conoce más sobre el caso o si Jorge “N” de 38 años fue sancionado de manera adecuada.

¿Cómo se castiga el acoso sexual?

¿Realmente creemos que los golpes solucionan esta situación o pueden resarcir el daño? ciertamente se siente rabia, tristeza y coraje después de ser violentada de cualquier manera. Sin embargo, tras los golpes o el castigo legal que se le otorgue al acosador, la violencia sigue allí, la creencia de que estos son casos aislados y que se trata de gente mal educada o pervertida invisibiliza la raíz del problema.

Mientras a las mujeres se les siga viendo como objetos sexuales, serán víctimas de acosadores que parten de una premisa cultural para lastimarlas. Aunque para algunos sea  exagerado pensarlo así, normalizar estas conductas hace que las agresiones escalen de manera gradual.

Reacciones por el caso de acoso callejero. (Imagen: Twitter)

Diversos casos de violación y abuso sexual son sólo la parte visible de un sistema violento y misógino que aparentemente reprueba el acoso y la misoginia ala vez que los justifican y minimizan. Este problema no sólo se arregla con políticas que castiguen dichos actos, aunque sí son necesarias, sino atendiendo y erradicando la percepción  que se tiene de las mujeres y su cuerpo.

Por otra parte, es importante que las víctimas tengan ayuda psicológica tras el acoso, no importa de qué tipo haya sido, ya que éste afecta no sólo su seguridad, sino sus hábitos. Algunas chicas pueden sobrellevarlo sin problemas, pero otras pueden padecer ansiedad e inclusive cambian sus hábitos, formas de vestir y conducirse por la calle.

En suma, el acoso callejero es un tema de salud pública y por ello debe tratarse como tal, no se trata de hechos aislados que puedan olvidarse sin más.

Con información de: Excélsior