Descubrimiento en monumento histórico de Irlanda revela incesto entre la élite

Genomas antiguos descubren el incesto en sociedades antiguas irlandesas, como los faraones de Egipto
(Imagen: Wikicommons)

La composición genética de un hombre adulto enterrado en el corazón de la antigua tumba del paso de Newgrange, en Irlanda, indica que estaba entre una élite social gobernante y fue criado de manera similar a los reyes incas y faraones egipcios: es decir, es producto del incesto.

También te recomendamos: Encuentra la estructura maya más grande y antigua hasta la fecha

Este descubrimiento arroja nueva luz sobre los primeros períodos de la historia humana de Irlanda ha sido realizado por arqueólogos y genetistas liderados por un equipo en el Trinity College de Dublín. Su análisis genético muestra que nació como consecuencia del incesto de primer grado.

Newgrange (Imagen: Ken Williams/ShadowsandStone.com)

Más antigua que las pirámides, la tumba del pasaje de Newgrange en Co Meath es mundialmente famosa por su alineación solar anual donde el amanecer del solsticio de invierno ilumina su cámara sagrada interior. Sin embargo, se sabe poco sobre quién fue enterrado en el corazón de este imponente monumento de 200 mil toneladas o de la sociedad neolítica que lo construyó hace más de 5 mil años.

El estudio de genomas irlandeses antiguos que usan tecnología de secuenciación de ADN en muestras de hueso sugiere que un hombre que había sido enterrado en esta cámara pertenecía a una élite dinástica, según la Dra. Lara Cassidy, autora principal de la investigación publicada por la revista científica Nature.

(Imagen: Wikicommons)

“Nunca había visto algo así”, dijo. “Todos heredamos dos copias del genoma, una de nuestra madre y otra de nuestro padre. Las copias de este individuo fueron extremadamente similares, una señal reveladora de la endogamia cercana. De hecho, nuestros análisis nos permitieron confirmar que sus padres eran parientes de primer grado.” (Vía: Nature)

Es decir, fue producto del incesto.

Los casos de este tipo (como las uniones de hermanos y hermanas) son un tabú casi universal por razones culturales y biológicas. “Las únicas aceptaciones sociales confirmadas de incesto de primer grado se encuentran entre las élites, generalmente dentro de una familia real deificada”, explicó el Dr. Cassidy. (Vía: Nature)

(Imagen: Wikicommons)

Al romper las reglas, la élite se separa de la población en general, intensificando la jerarquía y legitimando el poder. “El ritual público y la arquitectura monumental extravagante a menudo coexisten con el incesto dinástico, para lograr los mismos fines”, agregó. (Vía: Nature)

Esto es algo que también se dio entre los faraones de Egipto y las élites del imperio Inca.

Los constructores de monumentos fueron los primeros agricultores que emigraron a Irlanda y reemplazaron a los cazadores-recolectores que los precedieron.

Sorprendentemente, un mito local resuena con estos resultados y el fenómeno solar de Newgrange. Registrada por primera vez en el siglo XI d.C, cuatro milenios después de la construcción, la historia cuenta de un rey constructor que reinició el ciclo solar diario durmiendo con su hermana. El topónimo irlandés medio para la tumba del pasaje vecino Dowth, Fertae Chuile, se basa en esta tradición y se puede traducir como “Colina del pecado”.

Con información de Nature