¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Químico sustituto en plástico sería igual de perjudicial para la salud

El bisfenol S sería tan peligroso para la salud que el bisfenol A
(Imagen: Pixabay)

La investigación de un equipo de científicos estadounidenses está planteando nuevamente dudas sobre la seguridad de los productos plásticos “libres de BPA”. Según lo resultados de su estudio, el bisfenol S sería tan peligroso para la salud que el bisfenol A.

También te recomendamos: ¿Reciclar plástico puede ayudar al medio ambiente y a una mejor economía?

El estudio en animales sugieren que el bisfenol S (BPS) “causa cambios casi idénticos en la expresión génica” en comparación con el bisfenol A (BPA). La conclusión es que el BPS debe considerarse tan peligroso para la salud humana como el BPA, sin embargo, todavía se debate exactamente qué tan peligrosos son en realidad estos químicos.

El bisfenol A (BPA) es un químico industrial utilizado en la producción de productos plásticos y resinas. Hasta el día de hoy, el químico se usa en una amplia gama de productos diferentes, sin embargo, a fines de la década de 1990, comenzaron a aparecer estudios científicos que cuestionaban la seguridad del BPA.

Se realizaron estudios en animales en los que se sugiera que que el BPA causa disfunción endocrina, enfermedades metabólicas e incluso cáncer. En la última década en particular, el BPA ha sido el foco central de muchos debates de salud pública, y aunque todavía hay desacuerdos de diferentes organismos de salud mundiales sobre los efectos de la exposición al BPA en la salud humana, el crecimiento de los productos sin BPA sugiere que los consumidores ya no quiere arriesgarse.

Los productos de plástico sin BPA utilizan una variedad de productos químicos alternativos para generar los mismos resultados que BPA. Algunos de estos sustitutos son desconocidos, pero muchas compañías simplemente han reemplazado el BPA con compuestos de bisfenol químicamente similares, como BPS o BPF.

Entonces, una etiqueta libre de BPA puede ser cierta, pero ¿es BPS un reemplazo más seguro? Un grupo de investigadores sugiere que probablemente no lo sea.

Este nuevo estudio comparó los efectos de BPA y BPS en una placenta de ratón en desarrollo.

“Las sustancias químicas sintéticas como el BPS pueden penetrar a través de la placenta materna, por lo que todo lo que circula en la sangre de la madre puede transferirse fácilmente al niño en desarrollo”, dice Cheryl Rosenfeld, investigadora de la Universidad de Missouri que trabaja en el nuevo estudio. “Este modelo de ratón es el mejor modelo que tenemos ahora para simular los posibles efectos de BPS durante el embarazo humano, porque la placenta tiene una estructura similar tanto en ratones como en humanos”. (Vía: Science Daily)

Los resultados revelaron sorprendentemente que BPA y BPS conferían efectos casi idénticos en la placenta del animal. Los dos químicos alteraron la expresión de los mismos 13 genes y redujeron las concentraciones de serotonina placentaria. Rosenfeld sugiere que estas interrupciones químicas en la producción de serotinina placentaria pueden alterar fundamentalmente el desarrollo del cerebro fetal.

“Los niveles más bajos de serotonina pueden comprometer el desarrollo del cerebro fetal porque durante este tiempo crítico en el desarrollo el cerebro depende de la placenta para producir serotonina”, explica Rosenfeld. “Por lo tanto, la exposición del desarrollo al BPA o incluso a su sustituto, el BPS, puede tener consecuencias para la salud de larga data”. (Vía: Science Daily)

Ciertamente, el debate continuará en torno a los posibles daños de la exposición al BPA, pero al menos parece claro que los sustitutos del bisfenol, como el BPS, tienen efectos prácticamente idénticos. Entonces, ya sea que esté o no de acuerdo con que el BPA es dañino, la etiqueta “libre de BPA” puede no significar mucho si simplemente ha sido reemplazado por productos químicos como BPS.

Con información de Science Daily