¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Cápsulas de micronutrientes para combatir la desnutrición en países pobres

Nuevas cápsulas de vitaminas y minerales recubiertos con polímeros podrían combatir la desnutrición en países de bajos ingresos.
(Imagen: ScienceMag)

Alrededor de 2 mil millones de personas en todo el mundo padecen deficiencias de micronutrientes clave como el hierro y la vitamina A. Dos millones de niños mueren por estas deficiencias cada año, y las personas que no obtienen suficientes nutrientes pueden desarrollar ceguera, anemia y problemas cognitivos. Pero ahora han desarrollado una cápsula para combatir la desnutrición en países pobres.

También te recomendamos: FMD: habrá 12 millones de diabéticos en México para 2030

Los investigadores del MIT han desarrollado una nueva forma de fortificar los alimentos básicos con estos micronutrientes encapsulándolos en un polímero biocompatible que evita que los nutrientes se degraden durante el almacenamiento o la cocción. En un pequeño ensayo clínico, mostraron que las mujeres que comían pan fortificado con hierro encapsulado podían absorber el hierro de los alimentos.

“Estamos realmente entusiasmados de que nuestro equipo haya podido desarrollar este sistema único de suministro de nutrientes que tiene el potencial de ayudar a miles de millones de personas en el mundo en desarrollo, y lo ha llevado desde el inicio hasta los ensayos clínicos en humanos”, dice Robert Langer, el profesor del Instituto David H. Koch en el MIT y miembro del Instituto Koch para la Investigación Integral del Cáncer del MIT.

(Imagen: AFP)

Los investigadores ahora esperan realizar ensayos clínicos en países en desarrollo donde las deficiencias de micronutrientes son comunes.

Langer y Ana Jaklenec, científica investigadora del Instituto Koch, son los autores principales del estudio, que aparece en Science Translational Medicine.

La falta de vitamina A es la principal causa mundial de ceguera prevenible, y también puede afectar la inmunidad, haciendo que los niños sean más susceptibles a enfermedades como el sarampión. La deficiencia de hierro puede provocar anemia y también perjudica el desarrollo cognitivo en los niños, lo que contribuye a un “ciclo de pobreza”, dice Jaklenec.

“A estos niños no les va bien en la escuela debido a su mala salud, y cuando crecen, pueden tener dificultades para encontrar un trabajo, por lo que sus hijos también viven en la pobreza y, a menudo, sin acceso a la educación”, dice.

El equipo del MIT, financiado por la Fundación Bill y Melinda Gates, se propuso desarrollar una nueva tecnología que podría ayudar con los esfuerzos para fortalecer los alimentos con micronutrientes esenciales. La fortificación ha demostrado ser exitosa en el pasado con sal yodada, por ejemplo, y ofrece una forma de incorporar nutrientes de una manera que no requiere que las personas cambien sus hábitos alimenticios.

“Lo que se ha demostrado que es efectivo para la fortificación de alimentos son los alimentos básicos, algo que se usa en el hogar y en las personas todos los días”, dice Jaklenec. “Todos comen sal o harina, por lo que no es necesario cambiar nada en sus prácticas cotidianas”.

Sin embargo, simplemente agregar vitamina A o hierro a los alimentos no funciona bien. La vitamina A es muy sensible al calor y puede degradarse durante la cocción, y el hierro puede unirse a otras moléculas en los alimentos, dándoles un sabor metálico. Para superar eso, el equipo del MIT se propuso encontrar una manera de encapsular los micronutrientes en un material que los protegiera de la descomposición o interacción con otras moléculas, y luego liberarlos después de ser consumidos.

Los investigadores probaron alrededor de 50 polímeros diferentes y se decidieron por uno conocido como BMC. Este polímero se usa actualmente en suplementos dietéticos, y en los Estados Unidos se clasifica como “generalmente considerado como seguro”.

(Imagen: AFP)

Usando este polímero, los investigadores demostraron que podían encapsular 11 micronutrientes diferentes, incluidos zinc, vitamina B2, niacina, biotina y vitamina C, así como hierro y vitamina A. También demostraron que podían encapsular combinaciones de hasta cuatro de los micronutrientes juntos.

Las pruebas en el laboratorio mostraron que los micronutrientes encapsulados no sufrieron daños después de hervirlos durante dos horas. La encapsulación también protegió los nutrientes de la luz ultravioleta y de los químicos oxidantes, como los polifenoles, que se encuentran en frutas y verduras. Cuando las partículas se expusieron a condiciones muy ácidas (pH 1,5, típico del pH en el estómago), el polímero se volvió soluble y se liberaron los micronutrientes.

En pruebas en ratones, los investigadores mostraron que las partículas se descomponen en el estómago, como se esperaba, y la carga viaja al intestino delgado, donde puede ser absorbida.

Con información de ScienceMag