“Dos princesas” grita un niño al ver una boda lésbica

La homofobia es cultural no biológica
Niño al ver boda de pareja lésbica: "dos princesas". (Imagen:Twitter)

La homofobia y el machismo son culturales y no biológicos. En el 2017 Bea Webster y Emma Webster-Mockett se casaron justo en el día de San Valentín. Un niño la svio salir de la ceremonia y dijo: “dos princesas”.

Ambas decidieron casarse un 14 de febrero del 2017 en el jardín botánico de Glasgow. Tras decir sus votos y posar para las fotos del recuerdo un niño se acercó a ellas con una carita de sorpresa.

“-Mamá, mira a esas princesas.
Madre: Piensa que las dos se ven como princesas.
Niño: -¿Una de ustedes se casó?
Emma: -Nos casamos una con la otra.
Niño: – ¿Dos princesas entonces? (Vía: ElClosetLGBT)

Bien, si ya dejaron de llorar, podemos continuar. La homofobia y el machismo se aprenden tanto de manera cultural como social. En este sentido, las niñas y niños aprenden y replican los hábitos que ven en su entorno.

“La homofobia es la actitud hostil respecto a los homosexuales, ya sean hombre o mujeres. Se la puede considerar, junto a la xenofobia, racismo, antisemitismo, etc., como una manifestación arbitraria que consiste en señalar al otro como contrario, inferior o anormal”. (Vía: Homofobia en el sistema educativo)

Por tanto, si ellos observan que las personas cercanas a su entorno familiar nuclear son homófobas, ellos podrían replicar esos actos.

En cambio, si crecen en un ambiente en el que las personas viven su orientación sexual de manera libre y sin recibir algún tipo de odio, entonces serán personas que ejerzan sus libertades y respeten las de los demás.

Según el Sistema Nacional de Información sobre Discriminación (SINDIS), en México el 66.9% de la comunidad LGBT percibe que tiene poco o nulo respeto por parte de las personas heterosexuales. Así mismo el 67.6% de la población de 18 años está a favor del matrimonio de las personas del mismo sexo. 

En cuanto a la adopción, sólo el 40 por ciento está de acuerdo en que parejas del mismo sexo críen a niños. Mientras el 56% se opone rotundamente a que los niños sean criados por parejas homoparentales.

Que un niño se haya sorprendido y enternecido puede parecer una curiosidad o un acto aislado, pero representa un posible cambio en la crianza de los niños, y con ello, probablemente una futura sociedad menos homófoba.

Con información de ElClosetLGBT