¿Sabes qué es el impuesto rosa? Te contamos aquí de qué se trata

La PROFECO ha brindado consejos para librarse de este sobreprecio
Los costos de producción tienen un incremento por la "personalización femenina". | (Fuente: Pixabay)

¿Te has dado cuenta de que algunos productos de higiene personal cuestan más dinero por estar dirigidos a mujeres? A pesar de que cumplen la misma función que los productos para hombres, sus costos se elevan considerablemente si tienen una presentación femenina. Pues bien, esto no es tu imaginación; en efecto, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Servicios Financieros (CONDUSEF) ha informado sobre este aumento de precio, conocido como el “impuesto rosa”. Aquí te contamos sobre qué se trata.

De acuerdo con la Biblioteca del Congreso Nacional de Chile (BCN), el “Pink tax” o el “impuesto rosa” no se debe considerar propiamente un impuesto, sino más bien un sobreprecio aplicado como parte de una serie de estrategias mercadológicas. En efecto, los costos de producción pueden ser más elevados debido a que hay un mayor nivel de personalización; sin embargo, sus funciones y calidad no presentan diferencias significativas.

Entre los ámbitos en los que se encuentra con mayor frecuencia este “pink tax”, destaca el de los productos de uso cotidiano dentro de la vivienda; en ellos, el factor común es la asociación entre la mujer y el hogar; esto se debe a que se les atribuye un mayor peso a las mujeres en las decisiones de compra de este tipo de productos. Por ello, se les considera el objetivo principal para estrategias de consumo.

Algunos productos cumplen la misma finalidad, pero tienen un mayor costo por su presentación. |(Fuente: Pixabay)

Ahora bien, los productos de higiene personal constituyen también uno de los principales puntos de mercadotecnia a los que se les aplica el “impuesto rosa”. Por ejemplo, las rasuradoras, algunos jabones líquidos y en barra, así como desodorantes y productos para el cabello, frecuentemente se presentan con un aumento de precio cuando están dirigidos a un público femenino. Asimismo, la ropa y cremas corporales, además de recursos para los deportes, como gorras, bicicletas y protecciones, también presentan un aumento en sus precios si tienen una personalización femenina.

¿Cómo librarse de este sobreprecio?

La Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO) ha señalado que este incremento en el precio también guarda relación con un aumento en los costos durante los procesos de producción. Esto se debe a que factores como el empaque, diseño y publicidad se personalizan con mayor atención para las mujeres. Para no ser víctima de este sobreprecio, se recomienda a las mujeres adquirir productos con envasado neutro; además, han sugerido comparar la calidad con productos sin personalización femenina.

***

Sigue la discusión masiva en nuestro canal de YouTube.

Publicidad