Millones de mujeres toman ácido fólico durante su embarazo gracias a ella

Lucy Wills fue la primera mujer en licenciarse en Biología y Botánica
Lucy Wills, a ella le agradecemos el descubrimiento del ácido fólico. (Imagen:Twitter).

Lucy Wills nació Birmingham, Reino Unido en 1888 y fue la primera mujer que se licenció tanto en Biología como en Botánica en Newnham College de Cambridge University. Sus estudios sobre la mortandad materna y la anemia la llevaron al descubrimiento del ácido fólico.

En 1920 Lucy Wills se graduó como médico del London School of Medicine for Womens, que era la primera institución científica para mujeres en Inglaterra. Después comenzó sus estudios de patología química, lo que a la larga, impulsó su interés tanto por la biología médica como por la hematología. (Vía: El País)

Consecuentemente en 1928 se trasladó hacia la India para investigar los factores dietéticos que influían en la anemia durante el embarazo. En el continente asiático se presentaba una tasa muy alta de mortandad materna relacionada con problemas nutricionales. Por tanto, la médica permaneció hasta 1933 en dicho lugar, sin embargo, realizó varios viajes al instituto de Patología para descubrir cómo contrarrestar la enfermedad.

Tiempo después, la investigadora del Servicio Médico de la India, Margaret Balfour la invitó a su equipo de investigación sobre la mortalidad materna. Los primeros resultados las ayudaron a concluir que los decesos se debían a una deficiencia vitamínica, consecuentemente, se dio a la tarea de crear un suplemento para contrarrestarla.

Creó diferentes sueros y suplementos que probó en monos, sin embargo, no fue hasta que decidió administrarles Marmite- un extracto de levadura de cerveza- cuando obtuvo un resultado favorable al que se llamó ‘Factor Wills’. Tras ese descubrimiento se le administró la levadura a mujeres embarazadas, de la misma forma, los resultados fueron adecuados.

Posteriormente, se aisló el componente y se obtuvo lo que hoy conocemos como ácido fólico. Este suplemento ayuda a prevenir no sólo la anemia gestacional, sino que favorece el desarrollo tanto cognitivo como físico del futuro bebé. En este sentido, previenen diversos defectos congénitos.

Según la Secretaría de Salud, en México el 2.5% de los recién nacidos vivos y el 15% de los nacidos muertos presentan defectos anatómicos. También puntualiza que este diagnóstico puede incrementarse en un 10% en los primeros cinco años de vida debido a padecimientos que no son detectados a tiempo. Las enfermedades más comunes son:

El ácido fólico no sólo es un nutriente fundamental en las distintas etapas de un embarazo, sino que es esencial para para la formación de glóbulos rojos y para el crecimiento y funcionamiento de las células. La cantidad recomendada para las mujeres adultas es de 400 microgramos diarios. (Vía: Mayo Clinic)

Con información de: El País y Vox