En el marco del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, proclamado por la Asamblea General…

Mujeres, Ciencia, UNAM

En el marco del Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México revelan que solamente el 28% de investigadores alrededor del mundo son mujeres, principalmente debido a estereotipos y prejuicios de género.

Sí, la brecha salarial sí existe: Conapred

La astrofísica Gloria Delgado Inglada, maestra y doctora en Ciencias por el Instituto Nacional de Astrofísica, Óptica y Electrónica (INAOE), señaló que el porcentaje de investigadoras en todo el mundo oscila entre el 28 y el 30 por ciento. A pesar de que dicho porcentaje ha crecido paulatinamente, las mujeres continúan subrepresentadas en la investigación y el desarrollo.

De acuerdo con los investigadoresel problema radica desde la primaria. A las niñas no se les enseñan las posibles carreras a las que podrían dedicarse y, cuando llegan a la licenciatura, pocas mujeres eligen una carrera científica por prejuicios y asociaciones de las distintas ocupaciones con lo masculino y lo femenino.

“No sé por qué (se siguen asociando las carreras con el sexo) porque nuestro cerebro es igual y la única diferencia está en nuestra manera de atacar problemas, de resolverlos”, indicó Delgado.

Las mujeres también se enfrentan con el techo de cristal: un fenómeno que impide a las mujeres altamente calificadas ascender en el ámbito laboral y por el que, a pesar de que las mujeres representan la mitad de la fuerza laboral en todo el mundo, ocupan un porcentaje desproporcionadamente bajo en los puestos jerárquicos.

Un estudio publicado en The Lancet publicado este jueves también señaló que, en todos los países y disciplinas, los investigadores hombres reciben más fondos de investigación que las mujeres: “La brecha de género en la financiación de la investigación se deriva de las evaluaciones del científico, no de la ciencia”.

El coordinador del Centro de Ciencias de la Complejidad Alejandro Frank señaló, sin embargo, que es cuestión de tiempo para que los números comiencen a emparejarse:

Es cuestión de tiempo, y no demasiado, para que veamos un equilibro y hasta un dominio femenino en algunas áreas que tradicionalmente eran masculinas”, dijo.