Katie Bouman ya se ganó su lugar en la historia de la ciencia

Y tú sigues sin acabar la tesis...

Katherine Bouman tiene 29 años, es egresada de una de las mejores universidades para las ciencias exactas del mundo, el MIT, y dirigió un equipo completo de investigadores distribuidos por todo el mundo que por fin, luego de años, lograron fotografiar un hoyo negro.

Desde Hipatia hasta el robo descarado de la investigación de Rosalind Franklin que le valió el Nobel a sus compañeros, el trabajo de cientos de mujeres en la ciencia se pasa por alto. 

Según un estudio de la UNAM, sólo el 28% de los investigadores a nivel mundial son mujeres; esto, principalmente, por prejuicios y estereotipos de género reproducidos e introyectados desde la educación primaria.

Rosalind Franklin: la mujer detrás del ADN que el Nobel ignoró

El logro del equipo dirigido por Bouman y la ovación generalizada en redes a su trabajo podrían indicar que por fin estamos en un momento en el que no se invisibilizará más el trabajo de cientos de mujeres en la ciencia y, quizá, podría ser un motivo para que muchas más niñas estudien ciencias exactas.

Cuando se escribe de representación en medios, por lo general también se discute la forma cómo las mujeres y las diversas minorías raciales y sexuales han sido hechas a un lado cuando se escribe la historia. Si más niñas descubren el trabajo de mujeres como ellas, es más posible que estudien y se dediquen a ello.

Katie Bouman salió de la preparatoria en 2007 y forma parte de una generación de jóvenes científicas que, si bien siguen enfrentándose a fenómenos sexistas como la disparidad de salarios y los techos de cristal, ya no están dispuestas a seguir calladas e invisibilizadas.

¿Se celebra el logro de Bouman “sólo” porque es mujer? No, lo que se celebra, al contrario, es que su esfuerzo, inteligencia y capacidad de coordinar un equipo de otros ocho equipos distribuidos por todo el mundo no sea invisibilizado porque es mujer.