¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

#NoSoloEsMarcela: cuando un fenómeno mediático obliga a hablar de feminicidios

La desaparición y posible feminicidio de Marcela Basteri, la mamá de Luis Miguel, volvió a ser tema de conversación a raíz de la serie biográfica del cantante. Su caso está lejos de ser único en México y Latinoamérica en donde, de acuerdo con CEPAL, cerca de 12 mujeres son asesinadas cada día.

En la vida real, Basteri sufrió abuso por parte de Luis Rey, el papá de Luis Miguel. Después desapareció para siempre. Se rumoró que había muerto en Madrid, pero su cadáver nunca fue encontrado. Se rumora que fue el mismo Luis Rey quien la asesinó y murió a mediados de los 90 sin revelar lo que pasó.

El caso de Marcela Basteri es solo uno de los miles de casos de desaparición y feminicidio en las últimas décadas. La gran mayoría de las mujeres que son víctimas de violencia lo son por parte de su pareja o personas cercanas.

La organización no gubernamental Non Violence, con el hashtag #NoSoloEsMarcela, se sumó a la conversación sobre las mujeres desaparecidas y/o asesinadas que despertó con la serie de Luis Miguel: así como Marcela Basteri, hay miles de mujeres que sufren violencia en la pareja, secuestradas con fines de trata y explotación sexual, asesinadas por motivos de género o desaparecidas durante décadas.

Como escribe Gabriela Weiner en The New York Times, la serie de Luis Miguel revela distintas formas de violencia que sufrió Marcela Basteri en su relación con Luis Rey: “Por momentos insinúa y por otros acusa a Luisito Rey de prostituir a Marcela, de desaparecerla y probablemente hasta de asesinarla o empujarla al suicidio; de alejarla de sus hijos en conocida dinámica machista de usar a los niños para castigar a la mujer y de ocultarles a ellos las verdaderas razones de su ausencia.

Esas formas de violencia son, desafortunadamente, cosa de todos los días para miles de mujeres. Y así como la serie de Luis Miguel puede llevar un poco de justicia a una mujer violentada al contar su historia, también puede abrir los ojos hacia la violencia feminicida que se vive de forma cotidiana en Iberoamérica.