¿Qué implica que Fitch le haya bajado la calificación a México?

El anuncio de la virtual cancelación del proyecto del aeropuerto en Texcoco ha generado efectos inmediatos en los mercados: incremento en el tipo de cambio peso/dólar; pérdidas por alrededor de 17 mil millones de dólares en los mercados bursátiles (más de lo que cuesta la cancelación o la continuación del proyecto); incrementos en las tasas de interés de los rendimientos de deuda del NAIM, Pemex y el gobierno mexicano.

Así reaccionó la economía a la cancelación del NAIM

Estos efectos son reacciones de los mercados ante la incertidumbre y la falta de confianza hacia el nuevo gobierno de López Obrador, las cuales pueden ser leídas como transitorias, es decir, la cancelación del aeropuerto no va a hacer colapsar una economía 1.5 billones de dólares.

Es decir, esta nube de incertidumbre se podría disipar siempre y cuando el nuevo gobierno mande señales de responsabilidad en las finanzas públicas y en sus procesos de toma de decisión, en ese sentido, los ojos están puestos en el presupuesto 2019, es ahí donde el gobierno de AMLO se juega iniciar con un entorno de mayor confianza y estabilidad económica.

Banxico y Pemex también reaccionan a cancelación del NAIM

No obstante, no todas las consecuencias inmediatas pueden ser observadas como transitorias, sobre todo las que están relacionadas a las calificadoras internacionales, cuyas evaluaciones son las que son tomadas en cuenta por los mercados nacionales e internacionales a la hora de invertir.

dólar peso
Imagen: Especial

Esto significa que por más que López Obrador diga que tranquilizará a los mercados, estos observan y toman decisiones a partir de lo que las observaciones de las calificadoras determinan y no de lo que pueda opinar un político.

Se haya contemplado o no, es preocupante el que la calificadora Fitch Ratings haya anunciado que revisaría cambiar la perspectiva de calificación de México de estable a negativa a raíz de la incertidumbre y las políticas económicas del nuevo gobierno de López Obrador.

Este movimiento debería encender las alarmas debido a que una calificación negativa envía un mensaje a los mercados de insolvencia y riesgo en la economía de nuestro país.

Hasta el momento, la calificadora mantuvo la nota soberana como estable en BBB+, la cual se encuentra tres niveles por encima del mínimo para el grado de inversión. Esta nota quiere decir que la calificadora está comunicando a los mercados que México es un emisor de alta solvencia. (Vía: El Economista)

AMLO
Imagen: Especial

Para que quede más claro: la nota que las calificadoras dan al país es igual a la calificación que tienes en el banco por tu tarjeta de crédito, la cual entre mejor sea más te presta el banco a menor interés. Mientras que si tienes notas bajas, te presta menos con mayores intereses o de plano si no eres buen pagador te mandan al buró de crédito.

Lo mismo pasa con las notas soberanas; las calificadoras pueden mandar al buró de crédito a México y ese sí que es un problema, ya que el país tiene que liquidar la deuda a intereses altos y, por supuesto no tiene acceso a ningún tipo de crédito.

Respecto a la revisión de la perspectiva negativa, Fitch señaló en su informe que:

“La revisión de la Perspectiva a Negativa refleja el deterioro en el balance de los riesgos que enfrenta el perfil crediticio de México, asociados a un posible ambiente de incertidumbre y deterioro en las políticas bajo la próxima administración, así como a riesgos crecientes de pasivos contingentes para el soberano provenientes de Petróleos Mexicanos (PEMEX), frente a un escenario de desempeño económico persistentemente débil en relación con el de sus pares.”

Pemex Fitch
Imagen: Especial

Y más adelante apuntan:

“Aunque Fitch espera que la próxima administración continúe apoyando los aspectos fundamentales del marco de política macroeconómica –disciplina presupuestaria y autonomía del Banco de México (Banxico)–, persisten los riesgos relacionados con la postura fiscal del gobierno entrante.
Además, existe el riesgo de que el seguimiento de reformas aprobadas previamente, por ejemplo, del sector energético, se estanque y que otras propuestas den como resultado una inversión y crecimiento menores que los estimados por Fitch. La decisión de cancelar la construcción del nuevo aeropuerto de Ciudad de México manda una señal negativa a los inversionistas.
Propuestas de grandes inversiones de capital de la empresa petrolera estatal, PEMEX, cuyo balance general y perfil crediticio individual han estado bajo presión (razón por la que Fitch revisó la Perspectiva de la compañía a Negativa), se suman a los riesgos al alza para el soberano relacionados con pasivos contingentes”.

Es decir, la calificadora está observando con lupa todos los movimientos en política económica del próximo gobierno, en donde el NAIM solo representa una dimensión, también están temas como: la posición respecto a Banxico, la política energética y la disciplina fiscal.

Como decíamos anteriormente, la calificación del país dependerá sobre todo de si es o no creíble el presupuesto de egresos que presente el nuevo gobierno para el año próximo.

Con esto, Fitch se volvió la segunda calificadora en anunciar una revisión de la nota soberana de nuestro país, la primera fue la mexicana HR Ratings, la cual, por el momento mantuvo su calificación como estable, pero en la perspectiva la bajó a negativa, debido, no solo al anuncio de la cancelación del NAIM, sino también porque observan riesgo de un aumento de la deuda del país respecto al PIB, por las políticas económicas anunciadas por el próximo gobierno. (Vía: Forbes)

Moody's
Imagen: Especial

Finalmente, la calificadora Moody’s es la que se ha mantenido más cautelosa al respecto, ya que ha mantenido la nota soberana de México en estable, pero ha anunciado incertidumbre, esto debido a la cancelación del NAIM y al manejo que podría darse en política energética.

La palabra clave es incertidumbre, pues se deberá ponderar si hay decisiones erráticas de política pública, cómo será el manejo de inversiones y cuál será el impacto de las consultas públicas”, señaló Jaime Reusche, analista soberano para México. (Vía: Forbes)

Como podemos ver, la cancelación del NAIM nubló el cielo, pero la verdadera tormenta podría estarse gestando en estos momentos en la SHCP, ya que la estabilidad, la credibilidad y la confianza en el próximo gobierno están en el presupuesto del año próximo; en este caso la política es secundaria, mala noticia para el presidente electo quien concibe todo desde esa dimensión.

Pedro L. Arana

Twitter: @pedro_l_arana

Por: Redacción PA.