Niña pide pastel de la muerte de Mufasa para no compartirlo con nadie

Para su festejo número 3, decidió representar el triste momento en su pastel de cumpleaños
Leona pidió un pastel de cumpleaños de la muerte de Mufasa | Twitter @caseyfeigh

Para su cumpleaños número 3, Leona pidió una fiesta temática del Rey León. Hasta aquí puede sonar como a un festejo infantil como muchos otros, pero aquí lo extraordinario es su pastel pues lo pidió que fuera una representación de la muerte de Mufasa. 

Según la lógica de Leona, si su pastel les recordaba a sus invitados esa escena trágica de Disney, ellos se sentirían tan tristes que no querrían comérselo y así podrían disfrutar del pastel completo. 

La pequeña celebró su tercer aniversario con una fiesta inspirada en El Rey León | Twitter @caseyfeigh

Así lo dio a conocer su tío Casey Feigh en Twitter, red social donde la publicación superó los 750 mil Me Gusta y ha sido retwiteada cerca de 126 mil ocasiones. 

En su publicación, el tío da los detalles del plan de su sobrina, quien le preguntó si podría tener un pastel de cumpleaños con esta escena. Cuando le dijeron que sí, le cuestionaron por qué había decidido ese momento específico de la primera película del Rey León y Leona les contestó todos estarán muy tristes para comer el pastel y será todo para mí”.

Y es que, la muerte de Mufasa ha roto el corazón de varias generaciones desde su estreno, en los 90. El momento sucede en un risco, cuando Mufasa se mete entre una estampida de ñus para salvar a Simba, pero en el intento, el rey muere a causa de su hermano. 

El pastel entristeció a los presentes en el festejo | Twitter @caseyfeigh

El pastel de cumpleaños estaba decorado con fondant en color arena que semejaba un risco en la sabana africana. En la parte más alta estaba la figura de Simba, hecha con este mismo material, mientras que en el fondo del plato estaba Mufasa, muerto. Además, también se puede apreciar el nombre y edad de la festejada con letras rojas.

Los cumpleaños infantiles son muy emotivos, tal y como el festejo de Santi, quien escuchó cómo su abuelo le entonó Las Mañanitas desde el otro lado de la frontera de México, pues no se pudieron reunir para celebrar juntos 

Al final, la lógica de la festejada funcionó a la perfección y ninguno de sus invitados tuvo corazón para comer del pastel tan triste, por lo que tuvo que comérselo ella sola. 

***

No te pierdas el mejor contenido de Plumas Atómicas en su canal de YouTube

ANUNCIO