¿Qué dice la ley de 1807 que quiere invocar Donald Trump?

El presidente de Estados Unidos amenazó con desplegar el ejército en las ciudades que protestan
(Imagen: Twitter / Fox News)

En una dramática escalada de una crisis nacional, las tropas de la Guardia Nacional se desplegaron cerca de la Casa Blanca el lunes por la noche después de que el presidente Donald Trump dijo que quería una demostración de fuerza militar contra las protestas violentas que asolan Estados Unidos tras la muerte de George Floyd. Esto sería invocar la Ley de Insurrección de 1807. ¿Qué dice esta ley?

También te recomendamos: La muerte de George Floyd: racismo en la era de los teléfonos celulares

¿Qué es la Ley de Insurrección de 1807?

(Imagen: Twitter / Fox News)

El texto original de la ley, que se ha modificado varias veces desde que se aprobó por primera vez el 3 de marzo de 1807, dice:

“Una ley que autoriza el empleo de las fuerzas terrestres y navales de los Estados Unidos, en casos de insurrecciones

“Ya sea promulgado por el Senado y la Cámara de Representantes de los Estados Unidos de América en el Congreso reunido, que en todos los casos de insurrección u obstrucción a las leyes, ya sea de los Estados Unidos o de cualquier estado o territorio individual, donde esté es lícito que el Presidente de los Estados Unidos convoque a la milicia con el fin de reprimir tal insurrección, o de hacer que las leyes se ejecuten debidamente, será legal para él emplear, para los mismos fines, tal parte de las fuerzas terrestres o navales de los Estados Unidos, según se considere necesario, habiendo observado primero todos los requisitos previos de la ley al respecto.” (Vía: Govtrackus)

Es decir, normalmente, por ley, se prohíbe a las tropas militares participar en la aplicación de la ley dentro de los Estados Unuidos. Pero esa prohibición tiene algunas excepciones. Y aquí entra la Ley de la Insurrección, en virtud de la cual un presidente puede ordenar que las tropas en servicio activo se utilicen para la aplicación de la ley nacional si es necesario para reprimir una insurrección o disturbio civil.

En la mayoría de los casos, la ley permite que el presidente ejecute esta ley sólo si se lo pide un gobernador o una legislatura estatal.

¿Se ha usado antes?

En 1992, por ejemplo, cuando la absolución de oficiales de policía acusados de acabar con la vida de Rodney King, lo que provocó disturbios en Los Ángeles, las unidades de la Guardia Nacional de California fueron federalizadas a pedido del entonces gobernador de California, Pete Wilson, para sofocar los disturbios. Esa fue la última vez que se invocó la Ley de Insurrección.

La Ley de Insurrección tras la muerte de Rodney King (Imagen: Flickr)

Una de las principales excepciones es cuando un estado está violando los derechos civiles de las personas. En 1957, por ejemplo, el presidente Eisenhower ordenó a la 101a División Aerotransportada a Little Rock, Arkansas, y federalizó a toda la Guardia Nacional de Arkansas para hacer cumplir una orden judicial que permitía a nueve estudiantes negros asistir a una escuela secundaria previamente completamente blanca.

Los presidentes Kennedy y Johnson luego usaron la misma autoridad legal para hacer cumplir las órdenes judiciales de desegregación en varios estados del sur durante el movimiento de los derechos civiles de los 60s.

¿Puede aplicarla Donald Trump?

El envío de tropas para sofocar disturbios sin una solicitud de un estado no está permitido por la ley. El Congreso relajó las restricciones para el despliegue del ejército en 2007, para que el presidente en turno pudiera usar las tropas federales con el fin de “restaurar el orden público y hacer cumplir las leyes de los Estados Unidos”. Sin embargo en 2008, esto fue derogado tras las objeciones de los estados que argüían que se le estaba dando poder al presidente y al gobierno federal.

Parte del discurso de Donald Trump sugiere que los abogados de su administración podrían tratar de justificar el despliegue de tropas argumentando que los manifestantes estaban privando a los ciudadanos de sus derechos civiles. Un argumento de ese tipo no tendría precedentes, pero conociendo los antecedentes de Trump, no es algo que parezca detenerlo.

Con información de Govtrackus