Difunden información falsa sobre efecto magnético por la vacuna covid-19

Especialistas piden no caer en las 'fake news' ni propiciar la desinformación
Personas aseguran que su brazo presenta magnetismo tras vacunarse contra el covid-19. | (Imagen: Cuartoscuro)

Durante los últimos días, han circulado videos en redes sociales de personas vacunadas contra el covid-19 que se colocan un tenedor en el brazo y éste se mantiene adherido a la piel; por ello, se ha especulado que las vacunas contienen algún tipo de imán. Sin embargo, especialistas y laboratorios ya han desmentido el uso de tales materiales en su producción.

Desde el registro de las primeras vacunas contra el covid-19, han surgido numerosos mitos y ‘fake news’ al respecto de su composición y de sus efectos; por ejemplo, se ha hablado de la implantación de microchips de control, o bien, que la fórmula de algunas patentes requiere partes de fetos abortados. Ante tales niveles de desinformación, personas de todo el mundo han optado por no acudir a vacunarse.

En esta ocasión, se ha viralizado un fenómeno que presuntamente se presenta tras la aplicación de la vacuna; consiste en que las personas inoculadas se colocan un tenedor en el brazo y éste se mantiene adherido al cuerpo. Ante el supuesto efecto, numerosos usuarios han asegurado que la vacuna contiene imanes. Sin embargo, especialistas han desmentido dicha creencia y han explicado cómo se logra dicho resultado.

Usuarios de redes sociales difundieron imágenes similares tras colocarse la vacuna. | (Imagen: Facebook @Ruben Belcka)

En primer lugar, debe aclararse que algunas vacunas tienen por componentes algunos metales que se encuentran de forma natural en el cuerpo humano; sin embargo, su cantidad no provoca ningún efecto magnético en el organismo. Además, los principales elementos que componen las vacunas son vectores virales, ARN mensajero, virus atenuados, entre otros.

Por otra parte, para comprobar que un tenedor se puede quedar adherido a brazos de personas no inoculadas con la vacuna anticovid, sólo se requiere un poco de agua y un tenedor. Después de mojar las yemas de los dedos, se debe frotar el brazo fuertemente por algunos segundos; después, se coloca en la zona el tenedor y éste se mantendrá suspendido por un tiempo. De este modo, se comprueba que el fenómeno no está vinculado con las vacunas contra covid-19.

***

Sigue la discusión masiva en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO