Mujeres católicas publican carta rechazando vacunas contra COVID-19 ‘contaminadas con el aborto’

La carta fue firmada por médicas, enfermeras, expertas en bioética, religiosas y activistas provida de 25 países
86 mujeres católicas de 25 países mostraron su rechazo a las vacunas contra la COVID-19 porque utilizan fetos abortados | Imagen: Galo Cañas/Cuartoscuro

Un grupo de 86 mujeres católicas de 25 países emitieron una carta para oponerse a las vacunas contra la COVID-19 porque consideran que están “contaminadas con el aborto“.

La carta fue publicada este 8 de marzo y entre las firmantes hay médicas, enfermeras, expertas en bioética, religiosas y activistas provida de cuatro continentes.

Esta carta se suma al rechazo expresado recientemente por líderes católicos de Nueva Orleans y San Luis en EE.UU respecto a la vacuna contra la COVID-19 de Johnson and Johnson. Esto, porque aseguran que está hecha a base de las células de fetos.

En la misiva, las mujeres señalan que no pueden quedarse “tranquilas mientras el uso de fetos humanos abortados en la investigación médica se normaliza gradualmente como una parte desafortunada de la medicina moderna”.

En diciembre de 2020, el Vaticano señaló que las vacunas contra la COVID-19 son “moralmente aceptables” | Imagen: Pixabay

Piden al Vaticano reevaluar su postura sobre las vacunas contra COVID-19

En diciembre de 2020, el Vaticano emitió una nota señalando que las vacunas contra la COVID-19 son “moralmente aceptables” a pesar de estar hechas con fetos abortados. Esto, cuando no hay alternativas disponibles, debido al “grave peligro” que representa la propagación del coronavirus SARS-CoV-2.

No obstante, las católicas firmantes de esta carta, señalan que la postura del Vaticano podrían “no reflejar la verdadera amplitud y gravedad de la situación”.

Asimismo, sugirieron “humildemente que tales declaraciones, incluidas algunas oficiales emitidas por los obispos e incluso el Vaticano, se basan en una evaluación incompleta de la ciencia y la vacunación y la inmunología“.

Al respecto, enumeraron cinco puntos y citaron un estudio revisado por especialistas y publicado en un Boletín de la OMS en octubre de 2020. Dicho estudio, encontró que la tasa de supervivencia promedio del SARS-CoV-2 es del 98.3 por ciento. Por ello, solicitaron a Vaticano una “reevaluación de sus declaraciones a la luz de los siguientes hechos”.

“Sabiendo esto, ¿Cómo podemos beneficiarnos voluntariamente de su sacrificio mediante el uso de una vacuna que utilizó los cuerpos de estos bebés abortados en cualquier punto en el proceso de producción, sin importar cuánto tiempo atrás?”, señalaron.

Las firmantes de la carta consideran que el desarrollo de las vacunas impulsará la búsqueda de tejido fetal abortado | Imagen: Pixabay

Generación de vacunas contra COVID-19 impulsará la búsqueda de nuevo tejido fetal abortado

Finalmente, las mujeres señalaron que las líneas de células fetales no “duran indefinidamente”. Esto, provocará que los fabricantes de vacunas tendrán fuertes incentivos para crear nuevas líneas que coincidan con las antiguas, lo que “impulsará la búsqueda de nuevo tejido fetal abortado”.

“El mal de usar líneas celulares fetales abortadas involucra no solo el asesinato original, sino la comercialización en curso del cuerpo del niño, así como la negativa definitiva a enterrar sus restos profanados”.

Durante la conferencia matutina del 3 de febrero, un reportero preguntó al Dr. Hugo López-Gatell si la vacuna contra la COVID-19 tenía partes de fetos humanos abortados.

Al respecto, el funcionario aseguró que “las vacunas que están en producción en el mundo para COVID-19 y todas las demás vacunas, ninguna tiene productos de fetos humanos ni de fetos animales“.

Con información de ACI Prensa

***

No te quedes fuera de la discusión masiva y visita nuestro canal de YouTube.

Publicidad