Vacunas de COVID-19 ‘moralmente aceptables’, dice el Papa; insta a vacunarse

La Iglesia le asegura a sus seguidores que la vacunación en este caso es por el 'bien común'
(Imagen: Wikicommons)

El Papa Francisco señaló que las vacunas contra la COVID-19 es “moralmente aceptable” pese a que algunas provienen de fetos abortados. Por lo mismo, El Vaticano instó a los católicos alrededor del mundo a vacunarse.

El Papa hizo la declaración a raíz de una publicación de la Congregación para la Doctrina de la Fe que aborda la “moralidad de la aplicación de ciertas vacunas anti COVID-19”. En esta, se abordan las posturas que la Iglesia ha tomado desde hace quince años.

“Es moralmente aceptable recibir vacunas [contra] Covid-19 que hayan utilizado en su desarrollo linajes celulares de fetos abortados durante los procesos de investigación y producción”, dice la nota a la que hizo referencia el Papa.

Foto: Cuartoscuro

La Iglesia católica explica que es “moralmente aceptable” recibir vacunas desarrolladas con linajes de fetos abortados porque el vínculo entre una persona que sea vacunada y el feto abortado en el siglo pasado es “distante”. El Vaticano consideró que, aunque la vacuna es voluntaria, se trata de un acto por el “bien común”. Además funciona a favor de la protección de los “más débiles y expuestos”.

Pese a esto, El Vaticano aclaró que “el recurso a estas vacunas no significa la aprobación moral del aborto”.

El Papa, la Iglesia y los linajes celulares

De acuerdo con El Economista, las células madre se consiguieron de fetos abortados durante los 60, 70 y 80. Estas han sido utilizadas por investigadores para desarrollar las vacunas contra el coronavirus. Estas células fueron reproducidas por laboratorios desde hace décadas como “linajes celulares”. Entre los laboratorios que han usado estos linajes está Astra Zeneca, Moderna y Pfizer.

El medio señala que obispos en países alrededor del mundo han cuestionado la moralidad de las vacunas. Estos debates se han llevado principalmente en América Latina, Australia y el Reino Unido.

El Vaticano ha solicitado a las farmacéuticas y los organismos de salud de los gobiernos que produzcan, aprueben y distribuyan las vacunas, pero también que ofrezcan “vacunas éticamente aceptables, que no creen problemas de conciencia”.

Publicidad