El carnaval de Aalst: ¿racista y antisemita?

La UNESCO lo quitó de su lista de patrimonio cultural de la humanidad
(Imagen: Twitter / Raphael Ahren)

El carnaval de Aalst, un evento centenario que tiene lugar en el centro de Bélgica, es conocido por burlarse de figuras públicas. Sin embargo, en los últimos años ha sido acusado de exhibir representaciones insultantes y despectivas de judíos. ¿En verdad es antisemita?

También te recomendamos: Padre mexicano es víctima de racismo en una reunión escolar para combatirlo en Estados Unidos

El año pasado carnaval de Aalst perdió su lugar en una lista del patrimonio de la UNESCO debido al antisemitismo.  Se agregó a la lista de patrimonio cultural inmaterial de la humanidad en 2010. Pero la presencia de un desfile de carros caricaturizando a judíos ortodoxos con narices enganchadas y sentados en bolsas de oro indignó a los belgas, por lo que ha sido catalogado como antisemita. 

“Aunque el carnaval de Aalst es mucho más que eso, estos hechos restan valor a nuestros valores y reputación de nuestro país”, dijo la primera ministra de Bélgica, Sophie Wilmes, en un comunicado. (Vía: New York Times)

(Imagen: Twitter / Raphael Ahren)

El presidente del comité del festival, Dirk Verleysen, dijo que las carrozas o individuos “que exceden todos los límites” de la decencia serían retirados del desfile, pero a pesar de ellos, aparecieron elementos ofensivos. (Vía: New York Times)

La procesión de este año incluyó disfraces de judíos ultraortodoxos con abdomen y piernas de hormigas. Los 12 hombres que usaban esos trajes montaron una exhibición llamada “hormiga quejumbrosa”, una frase que en holandés se parece a la palabra para el Muro de los Lamentos. Llevaban calcomanías que decían “obedecer” en sus solapas.

(Imagen: Twitter / Raphael Ahren)

Otro grupo vestía trajes de estilo ultraortodoxo y narices con ganchos de plástico y agitaba una señal de “regulaciones”, incluida una que decía: “No digas la verdad sobre los judíos”.  Varias docenas de espectadores también vestían trajes ultraortodoxos. (Vía: New York Times)

Alrededor de 80,000 personas vinieron a ver el evento, que contó con miles de participantes.

“Los ciudadanos de Aalst han sufrido acusaciones grotescas”, dijo el alcalde de Aalst, Christoph D’Haese en un comunicado de prensa enviado a TV Oost Nieuws.  “No somos antisemitas ni racistas. Todos los que apoyan esto están actuando de mala fe. Aalst siempre seguirá siendo la capital de la burla y la sátira.” (Vía: New York Times)

(Imagen: Twitter / Raphael Ahren)

El jefe de la Asociación Judía Europea, Menachem Margolin, con sede en Bruselas dijo que: “A pesar de las críticas generalizadas, a pesar de las claras imágenes antisemitas grotescas, a pesar de la oportunidad de al menos reconocer el mal y el daño causado, el alcalde de Aalst ha permanecido constantemente desafiante y burlón.”

Con información de The New York Times

 

Publicidad