¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Ángeles de Charlie, feminismo y empoderamiento femenino hollywoodense

Esta nueva franquicia trae consigo nuevos rostros, reinterpretaciones y mucho pero mucho 'girl power'
Ángeles de Charlie: feminismo y empoderamiento femenino hollywoodense. (Imagen: Los 40)

Tras el estreno de Ángeles de Charlie, el nuevo reboot de la franquicia de 1976, llega una nueva versión producida y escrita por Elizabeth Banks, actriz y productora de Hollywood. ¿Es un filme feminista y de empoderamiento femenino?

Te recomendamos leer: Las feministas más importantes de México en la década

Fui a ver la nueva versión de los Ángeles de Charlie, escrita, producida y actuada por Elizabeth Banks, junto a Kristen Stewart (Sabina Wilson), Naomi Scott (Elena Houghlin) y Ella Balinska (Jane Kano), la cual pone sobre la mesa una discusión interesante: ¿el cine de Hollywood puede ser feminista?

La verdad es que, creo que con este filme lo intentaron. Pareciera que Banks quiso hacer de esta película un discurso de empoderamiento femenino que sólo termina por ser un mal aterrizaje de lo que el feminismo en Hollywood puede ser.

Para empezar, aunque la producción de la película es buena, el timing no está mal y el guión intenta reinterpretar a las mujeres, parece que hay una distancia muy grande entre lo que se promete retratar y lo que se puso en la pantalla.

Ángeles de Charlie: feminismo y empoderamiento femenino hollywoodense. (Imagen: Fotogramas)

Sí, aunque al principio parece que los ángeles de esta nueva versión son más empoderadas, fuertes e independientes que nadie, hay muchas fallas en lo que trató de ser una re interpretación del papel de las mujeres como mujeres.

La falla radica en el retrato visual que hay de la mujer como un arma de seducción que necesita ser sexual para conseguir lo que quiere, con una fachada de empoderamiento femenino un poco barato que termina por hacer parecer a la mujer como una ‘igual’ de los hombres sólo por ponerlas a hacer cosas que socioculturalmente son concebidas como ‘cosas de hombres’.

Se muestra a las mujeres andando en motocicleta, dando paliza a otros hombres, siendo rudas y demostrando que son igual de fuertes que el sexo opuesto, pero esa concepción de siempre mostrar que pueden serlo, termina por caer en un saco de aprobación masculina.

¿Por qué? Aunque las protagonistas se ven como un nuevo tipo de mujer independiente, terminan siempre por recurrir al cuidado y asesoría masculina, quienes en el filme juegan un papel doble: el de enemigo y aliado. Sí, los personajes de Luis Gerardo Méndez (Santo), Patrick Stewart (John Bosley), Sam Claflin (Alexander Brock), Djimon Hounsou (Edgar Bosley), Chris Pang (Jonny Smith), Noah Centineo (Langston) y Jonathan Tucker (Hodak) terminan por ser la parte reiterativa de que las mujeres no pueden ser totalmente independientes o fuertes sin que un hombre les enseñe a serlo o construirse como tal.

Todos y cada uno de ellos, en las áreas que les fueron asignadas en esta historia, fungen como las personas que las reclutan, las entrenan, las alimentan, las cuidan, las transportan y dan la vida por ellas para que éstas puedan hacer el trabajo para el cual fueron escogidas: hacer justicia desde el amor.

Y ese discurso de “sean el amor”, reitera que aunque las mujeres puedan ser independientes, fuertes y exitosas o “iguales” de los hombres en cuanto a posibilidades, no dejan de ser vistas como un ser que se debe a lo emocional, mientras que el género masculino se muestra como un animal salvaje que se rige por relaciones de poder ligadas a la falta de ética y opresión maquillada de irresponsabilidad emocional.

Ángeles de Charlie: feminismo y empoderamiento femenino hollywoodense. (Imagen: Youtube)

Dentro de la misma historia hay también otro punto muy interesante: se ve a las mujeres como una enemiga del género masculino simplemente por ser mujer. Esto se ve reflejado en el personaje de John Bosley, quien hace de todo para sabotear a Elena, una científica, creadora de ‘Calisto’, un dispositivo que genera energía y funciona como un arma mortal muy poderosa y silenciosa.

Con esta lucha por el ‘poder’, derivan otras aristas: se retratan las negociaciones como ‘cosas de hombres’, las creaciones de las mujeres como insultos a la ‘superioridad masculina’ y la realización de las mujeres como una cosa que sólo pueden alcanzar haciendo sacrificios por amor, amistad o traición.

Ángeles de Charlie: feminismo y empoderamiento femenino hollywoodense. (Imagen: Youtube)

Sí, también se retrata a las mujeres como un ser que desconfía de otras mujeres y que, las clasifica más rápido como enemigas que a un hombre. Por otro lado, en la cinta también se menciona que los hombres ven más rápido a otro hombre como amenaza que a una mujer, lo cual no deja de ser contradictorio a todo lo que se ve en la película, pues la mujer es siempre vista como un objeto a oprimir desde su reclutamiento, hasta su desarrollo.

Y por si fuera poco, las mujeres, sin importar su fuerza o independencia, no dejan de ser blancos de violencia, de humillación y éstas acciones son justificadas como merecidas por el simple hecho de haber ‘saboteado’ el éxito de los hombres, por haber resaltado más que ellos, no sólo en lo laboral, sino en lo personal.

Ángeles de Charlie: feminismo y empoderamiento femenino hollywoodense. (Imagen: Youtube)

Luego, como acto gandalla, los ángeles terminan siendo el blanco de una cadena de hombres que se unen para atacarlas, aunque al final terminen afectándose unos a otros por conflictos de intereses que radican básicamente en dos cosas: poder y sexo.

Así es, mientras algunos se traicionan por poder, otros traicionan por una idea sexual disfrazada de ‘amor’. Esto, ejemplificado en el personaje de Langston y Jonny Smith, quienes evaden la justicia y traicionan a otros hombres con tal de volver a ver a estas mujeres, que representan sólo otro constructo sexual consumible por el género masculino: mujeres bellas, sensuales, fuertes, independientes, que se cuidan las espaldas pero que siempre, indiscutiblemente, sucumben a los brazos de un sujeto como los tradicionales cuentos de hadas.

Ángeles de Charlie: feminismo y empoderamiento femenino hollywoodense. (Imagen: El Correo)

Al parecer, estos estereotipos ‘un poco masculinos’ resultan atractivos para los hombres, quienes pueden ‘tolerar’ ver que las chicas puedan ser fuertes pero no independientes emocionalmente, lo cual es curioso, considerando que esta película trata (pero no logra) que las mujeres sean vistas como tal.

En fin, creo que este resultado de complacencia masculina era de esperarse si desde que llegué a la sala y comenzó la película, no hice más que escuchar “hola, charlie”, “sí, charlie” de parte de las protagonistas, quienes más allá de sus buenas o malas actuaciones, terminan por reiterar que a Hollywood y el cine en general, les hace falta mucho camino para ser una industria realmente incluyente, feminista y empoderante del género femenino.

Elizabeth Banks, actriz y productora de la película Ángeles de Charlie (Imagen: EFE)

La prueba no sólo es esta película, de la cual más allá de los ‘errores’, celebro que sea actuada, dirigida y producida por mujeres. Pues, considerando el panorama de la industria cinematográfica, que ha sido un sector  violentador en las carreras y vidas de miles de mujeres, poder comenzar a abrir espacios de trabajo, creación y distribución para, por y del género femenino, es la lucha que se ganó con este reboot.

Así que no, la nueva versión de los Ángeles de Charlie no es la muestra de que el cine hollywoodense puede ser feminista, es más bien una reiteración un poco lamentable de que el disfrute masculino sigue implícito en las creaciones cinematográficas actuales que pretenden dar un mensaje feminista y empoderante poco convincente.