¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

¿En verdad el 12 de octubre es el Día de la Raza?

El 12 de octubre se conoce como el Día de la Raza en nuestro país, ¿a qué se debe esto? ¿Hay algo que celebrar?
(Imagen: Wikicommons)

El 12 de octubre de 1492, Cristóbal Colón llegó a las Bahamas con la convicción de que había encontrado una ruta más corta a las tan ansiadas Indias. A este hecho se le ha -mal-llamado como el Descubrimiento de América. Conforme han pasado los años y los siglos, se le ha dado otro significado a esta fecha, y en nuestro país se le conoce como el Día de la Raza. ¿A qué se debe esto? ¿Es correcto llamarlo así? ¿Es motivo de celebración? 

También te recomendamos: Mujeres indígenas que lucharon contra la Colonia

La polémica figura de Colón

La historia eurocentrista a menudo ha acreditado a Colón con el descubrimiento de América, a pesar de que las tribus y civilizaciones de los nativos americanos son anteriores a su famoso viaje, aunado a el tratamiento que tuvo el genovés y su tripulación hacia esos pueblos. Colón obligó a miles de nativos a trabajar y secuestró a cientos más para enviarlos de regreso a España.

Primera viaje de Colón (Imagen: Wikicommons)

La violencia que Colón usó para intimidar y reprimir la resistencia de la población nativa fue brutal. Según algunas estimaciones, la población de La Española, aproximadamente 300 mil en 1492, se redujo a solo 60 mil en 1508, incluidos más de 50 mil que se suicidaron para escapar de la terrible de las huestes de Colón. Para 1548, se estima que el número de nativos fue de sólo 500. (Vía: Universidad de Salamanca)

Por lo tanto, los grupos de nativos americanos consideran a Colón como un colonizador europeo responsable del genocidio de millones de indígenas.

De hecho, debido a la esclavitud del explorador italiano y los asesinatos en masa de miles de grupos nativos e indígenas que encontró durante su viaje, muchos países y comunidades de habla hispana no honran ese día, sino que celebran el Día de la Raza.

Día de la Raza

El concepto de Día de la Raza surgió a principios del siglo XX. En España, el término fue propuesto por el presidente de la Unión Ibero-americana, Faustino Rodríguez-San Pedro y se celebró por primera vez en 1915, con la intención de forjar un lazo de unión entre España y América. 

En México, el Congreso de la Unión decretó el 24 de septiembre de 1892 que este día fuera declarado fiesta nacional. A partir de 1917 se le denominó Día de la Raza, a iniciativa del presidente Venustiano Carranza. (Vía: Secretaría de Comunicaciones y Transportes), pero fue hasta que José Vasconcelos, quien en 1925 era Secretario de Educación del país,  escribió La Raza Cósmica, donde se basó para promover la celebración del 12 de octubre. Esto fue aprobado en 1929 y desde entonces así se le conoce a esta fecha.

José Vasconcelos (Imagen: Wikicommons)

A lo que Vasconcelos se refería es a la quinta raza del continente americano, que es una aglomerado de todas las razas del mundo (blancos, mongoles, indio y negros) que dio pie a la construcción de una nueva civilización que, supuestamente, dará inicios a la “era universal de la humanidad”, en una idea más platónica,  en la que lo hermoso conduce a lo bueno.

¿Qué entender por raza?

Vasconcelos, que estaba encantado por la teoría de la evolución de Darwin, abogaba por una raza “nueva” que surgiera a partir de las tres raíces que se mezclaron en el Nuevo Mundo: la india, europea y africana. Buscaba una utopía, afirmaba que el negro tenía que dejar su “monstruosidad” para que su fuerza física se funda con la superioridad del espíritu blanco. Mientras que los indios eran sólo un buen puente para el mestizaje. (Vía: La Raza Cósmica)

El mercado de Tlatelolco de Diego Rivera (Imagen: Wikicommons)

Partiendo de ese principio, habría que darnos cuenta que esta obra es un anacrónica y que incluso el término de raza ya no significa lo mismo que hace casi 100 años. Hace más de medio siglo el término raza se dejó de usar para referirse a las diversas variaciones genéticas. Ahora nos referimos a esas diferencias como diferencias étnicas o de población, ya que raza sólo hay una sola: la humanidad.

Probablemente Vasconcelos apelaba a la unidad del mexicano, apelando a sus raíces mestizas. Sin embargo, como nos indica el Estudio Diversidad genómica en México: pasado indígena y mestizaje realizado en el Departamento de Genética de la Universidad de Stanford, en México existe:

[…] una correlación geográfica entre los componentes indígenas de las diferentes etnias y su respectiva contribución en la población mestiza de cada región. Las diferencias de ancestría entre individuos corresponden a una variación continua, mas no a una diferencia cualitativa, lo que cuestiona la distinción categórica entre indígena y mestizo.

Es decir, ni aún tomando el concepto de raza como lo entendía Vasconcelos, podríamos dar el sustento a la celebración del Día de la Raza, porque es claro que en nuestro ADN, en nuestra genética y en nuestra sociedad, ya que “la mayoría de los mexicanos (más del 90%) no son identificados como parte de esta diversidad autóctona, sino como mestizos.” (Vía: Diversidad genómica en México: Pasado indígena y mestizaje)

¿Hay algo qué celebrar el 12 de octubre?

En los últimos años, el 12 de octubre se ha resignificado. En Argentina, desde 2010, se le conoce como Día del Respeto a la Diversidad Cultural.  Ecuador decidió, a partir de 2011, se celebra como el Día de la Interculturalidad y la Plurinacionalidad.  Nicaragua prefirió conmemorar la lucha de los pueblos originarios y renombró a este día como Día de la Resistencia Indígena, Negra y Popular. En el caso de Perú, el 12 de octubre es el Día de los Pueblos Originarios y del Diálogo Intercultural.

La Fusión de Dos Culturas de Jorge González Camarena (Imagen: Wikicommons)

Cómo podemos darnos cuenta, se ha decidido más bien hacer de esta fecha un día de reflexión sobre lo que implicó la llegada  de Cristóbal Colón a este continente. Tal vez por eso se siente que la celebración del 12 de octubre haya caído en desuso y hayamos entrado  en una etapa en la que el espíritu sea de cavilación sobre lo que nosotros mismos hemos hecho con nuestros indígenas porque que la conciliación entre pueblos, empieza por nosotros mismos. Ya luego exigimos disculpas a otros.