Su expareja la dejó ciega, ahora Andrea pide a las autoridades la custodia de sus tres hijos

El agresor solo fue vinculado a proceso por violencia familiar, por lo que ella teme que salga libre y tome represalias
(Imagen: Flickr)

Andrea, es una mujer a quien su expareja, Johan Manuel, la dejó ciega, con los dedos fracturados y el rostro desfigurado a causa de las brutales golpizas que le dio; ahora ella libra una batalla legal para que una jueza le conceda la custodia de sus tres hijos de 14, 11 y 8 años.

En entrevista con El Universal, Andrea narró que las 33 placas que le pusieron para intentar reconstruirle el rostro no fueron suficientes. Además, señaló que su agresor, ahora detenido, se llevó a sus hijos desde 2017. Debido a esto, desconoce no solo su paradero sino las condiciones de salud, físicas y psicológicas en las que se encuentran porque no tiene la custodia de ellos.

Libra una batalla legal para obtener la custodia de sus hijos

La víctima, compartió con El Universal que a pesar de que su expareja la dejó ciega, la jueza María Teresa de Quevedo no le ha concedido la custodia de sus tres hijos, de 14, 11 y 8 años.

También señaló que desconoce el paradero de su hijo mayor porque las autoridades no lo encontraron en el domicilio que su expareja habitaba en la alcaldía Venustiano Carranza, lugar donde detuvieron a su agresor la semana pasada.

Andrea mencionó que a pesar de que el menor de sus hijos fue tatuado por su padre con cruces como las que él lleva en el rostro, eso no fue suficiente para que la jueza le otorgara la custodia.

(Imagen: Pixabay)

“Las marcas son de por vida, no solo fueron golpes”: Andrea

Ahora, Andrea pide que además de la custodia de sus hijos, las autoridades reclasifiquen el delito por el que acusan a su expareja.

“Le pido a las autoridades justicia. Que me vean, que vean cómo me dejó, que las marcas son de por vida, no sólo fueron golpes sencillos. Que me ayuden, que reclasifiquen el delito, porque sólo está por violencia familiar y lo que me hizo y a los niños fue más que eso”, pidió.

La mujer detalló que durante 9 años vivió un infierno y a pesar de sus gritos de ayuda, nadie la apoyó.

“Me pegaba por todo, porque no había venta, porque estaba de mal humor, porque no había fumado. Buscaba cualquier pretexto para lastimarme”, narró a El Universal.

Johan Manuel fue detenido la semana pasada. Esto luego de buscarlo durante cinco años, aunque nunca salió de la CDMX porque vende ropa en las inmediaciones del mercado de la Merced.

Y aunque lo vincularon a proceso, Andrea teme que su agresor salga libre y tome represalias. Esto, porque solo lo acusan por violencia familiar y además, la jueza no le otorgó la custodia de sus hijos.

No obstante, confía en que la nueva administración revise su caso y la apoye.

“No me desaparecieron, no fui una más. En mi caso fue peor, no me terminan de matar”, concluyó.

Publicidad