México también separa familias, pero en este lado de la frontera

Imagen: Reforma

En Estados Unidos, miles de niños y niñas han sido separados de sus familias a causa de la política de ‘cero tolerancia‘ hacia personas migrantes. No obstante, no solo al otro lado de la frontera ocurre esa separación: en México, los menores de edad migrantes son apartados de sus familias de forma cotidiana por autoridades migratorias. Así lo señalan especialistas de El Colegio de la Frontera Norte y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

La investigadora Gabriela Zamora, también colaboradora en un albergue de Monterrey, señaló que incluso los niños y niñas que viajan con hermanos, tíos o primos, son separados de sus familiares: “Como no son los padres o tutores legales del niño, entonces los separan, y es una gran problemática porque desde la perspectiva psicológica es traumático para el niño”.

Dibujo hecho por una niña de 13 años, detenida en México junto con su hermano de ocho. Imagen: Reforma

“En Nuevo León, por ejemplo, no existe una estación migratoria. Entonces los pueden llevar a San Luis Potosí o Veracruz y ahí se pierde más el contacto con sus familiares”, señaló.

Las deportaciones sí se hacen en familia. Sin embargo, los menores son llevados a diferentes estaciones del Instituto Nacional de Migración (INM) o, dentro de ellas, no se les permite permanecer junto a sus padres.

En la mayoría de los centros migratorios visitados notamos que niños, niñas y adolescentes acompañados son separados de sus padres, madres y adultos con los que viajan”, apunta el informe del consejo ciudadano del INM.

Por disposición legal, no debería haber ningún menor recluido en estaciones migratorias: “El interés superior de la niñez debe llevar a que tanto el menor como los mayores salgan de la estación migratoria y vayan a un centro de atención especial”, declaró Edgar Corzo, Quinto Visitador de la CNDH. (Vía: Reforma)