UNAM crea jardines para colibríes en CDMX

El proyecto busca conservar a la especie, cuya población ha disminuido debido a la reducción de su hábitat
UNAM crea jardines para colibríes en CDMX. Imagen: Especial

Alumnos y académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) creará jardines para colibríes en la Ciudad de México (CDMX) con la finalidad de conservar la especie.

“Se trata de aves sumamente chiquitas, con una enorme cabeza, unas patitas diminutas y unas alas enormes, esto es porque son los mejores voladores de la naturaleza, ya que aproximadamente realizan 200 batidos por segundo”, dijo la Dra María del Coro, especialista en ecología de las aves.

El motivo principal para considerar realizar este proyecto es, que los colibríes juegan un papel muy importante en la polinización de diversas especies de árboles frutales.

Por ello, académicos y alumnos de licenciatura, maestría y doctorado de la UNAM como la Dra. María del Coro Arizmendi Arriaga, especialista en la ecología de las aves y sus interacciones ecológicas con las plantas, busca crear jardines para los colibríes en la reserva del Pedregal en San Ángel.

De esta forma, el proyecto busca conservar a la especie, cuya población ha disminuido por la reducción de su hábitat como motivo principal.

Los colibríes son una especie de aves exclusivas de América. Existen 330 especies, de las cuales 58 pertenecen a México y 17 se reproducen durante el verano en Estados Unidos y Canadá. Posteriormente emigran a este país para pasar el invierno.

“Tenemos una diversidad considerable”, agregó la académica.

Asimismo, añadió que el 98% de la dieta del colibrí es el néctar que proviene de las flores. Según la académica María del Coro, éstas producen esa miel como una recompensa para los colibríes para que las visiten y así muevan el polen, que es la célula masculina de la planta y la transporten hacia otra planta en donde está la parte femenina. Entonces, de esta forma las flores llevan a cabo la reproducción sexual.

Además, para lograr que esto sea un éxito, los estudios empiezan por identificar a la población de esta especie de aves y analizar sus movimientos, como por ejemplo, cuántas hembras o machos hay, además de recolectar el polen de los especímenes de su pecho y “carita” para así poder investigar qué tipo de plantas son más dependientes de su polinización.

Colibríes son muy importantes en la polinización de árboles frutales. Imagen: Especial

La ENES Morelia también participa con un análisis del polen que les retiran del pecho y su “carita” para averiguar cuales son las flores de su preferencia. Al final los sueltan. 

“Este proyecto es muy bonito y puede servir para realizar difusión”, concluyó la académica universitaria.

Ya en el 2014, la Dra. María del Coro había instalado en la Facultad de Estudios Superiores (FES) Iztacala su primer jardín para colibríes. Después realizó otro en Iztapalapa, donde escasea la vegetación.

Finalmente se sabe que este proyecto se desarrolla en asilos y en jardines de niños.

Con información de: UNAM Global.