Nayarit: Pobladores andan 6 horas por caminos de tierra y lancha para llegar a hospital

Ante la pandemia de coronavirus, la comunidad de Cuauhtémoc en Del Nayar, Nayarit, teme no tener las vías para atender casos
Cuauhtémoc, Del Nayar, Nayarit. (Imagen: Anselmo de la Cruz/ YouTube)

Primero tienen que caminar cuatro horas por una ruta de terracería hasta el Río Grande de Santiago. Luego, si tienen suerte, solo les toma una hora cruzar la presa de Aguamilpa y finalmente abordan el transporte colectivo a Tepic.

Este último tramo les toma aproximadamente hora y media. Este es el camino que tienen que andar los habitantes de la comunidad de Cuauhtémoc, en Del Nayar, Nayarit, para llevar a sus enfermos a un centro médico, relató Milenio. Ante la pandemia, esto es causa de preocupación.

De acuerdo con una crónica del diario, los miembros de esta población tienen que cargar en camilla a sus enfermos, ya sea a pie o en mula. Llevan años esperando a que se construya una carretera que se les prometió. El recorrido consiste en desfiladeros, caminos angostos con piedras, tierra suelta y, además de todo, el sol.

“La principal problemática que tenemos aquí en Cuauhtémoc es la carretera”, dijo Anselmo de la Cruz en entrevista a Milenio. “La única vía que nos queda es la vía acuática, la lancha, bajar por aquí (…) dos horas y una hora de la presa Aguamilpa y ya subir otra hora en carro”.

Aunque tienen hay lancha para cruzar, la pobreza en Cuauhtémoc es otro obstáculo. El viaje cuesta 150 pesos por persona o 2 mil cuando es un caso especial. Además, los pasajes del transporte por tierra son 70 pesos por persona.

Cruz, vocero de la comunidad, explicó al periódico que en ocasiones han tenido “un muerto ya que no llegan”.

“Una señora se nos fue picada de alacrán, era mi prima y no queremos que pase eso, pero no tenemos cómo bajarlos a menos que nos abrieran camino y con un medio de transporte”, añadió al medio.

(Imagen: Anselmo de la Cruz/ YouTube)

Preocupación ante COVID-19

Ante la pandemia por COVID-19, nacen nuevas preocupaciones. Tienen un caso sospechoso que no van a poder confirmar si es coronavirus o no porque no hay dónde hacer pruebas en la vecinidad. El único auxiliar de salud que tienen es Simplicio González, quien receta las pocas medicinas que llegan. El hombre, sin estudios de medicina, atiende a los 200 habitantes de Cuauhtémoc y a otros 350 de comunidades aledañas.

González señala al medio que está preocupado ahora por COVID-19, pues no hay médicos y recibe pocos medicamentos.

“Antes venía cada 15 días una caravana de salud con médicos, pero ya tienen tres meses sin venir”, señaló a Milenio. “Solo nos llegó una bolsita con medicinas. […] Aquí ni tenemos cubrebocas ni guantes ni gel antibacterial, nada tenemos. Si nos pegara una de esas enfermedades, como el COVID, que ya ha habido casos en toda la República, yo creo que aquí nos extinguimos nosotros”.

ANUNCIO