¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

A cuatro meses, Ixtepec y Juchitán exigen declaratoria de emergencia por sismo del 23S

A cuatro meses de los sismos de septiembre, muchos damnificados siguen sin ser reconocidos como tales en varios municipios ya afectados por la pobreza y el abandono institucionales. Según un recuento hecho por asociaciones civiles, cerca de 3 mil 500 familias perdieron su patrimonio y quedaron fuera del Fondo Nacional de Desastres (Fonden).

Ixtepec y Juchitán, por lo pronto, están exigiendo a las autoridades estatales y federales que el sismo del pasado 26 de septiembre pasado, de 6.1 grados de magnitud, sea considerado, junto con los del 7 y el 19, una situación de emergencia y, por ello, se realice un nuevo censo de damnificados para organizar y distribuir la ayuda necesaria para los necesitados. (Vía: Aristegui Noticias)

El sábado 23 de septiembre despertamos con un sismo en la Ciudad de México. No habían pasado más que unos cuantos días del 19S y todos, con los nervios desnudos, salimos a la calle, pensando en una réplica que terminaría de derruir edificios comprometidos, como ocurrió en 1985. Pero no pasó. No en la ciudad, al menos.

Ixtepec, Juchitán, Ixtaltepec y Comitancillo son, todos, municipios en el Istmo de Tehuantepec; son, también, municipios pobres con graves problemas para sostenerse en condiciones “normales”. Tres sismos en cuestión de tres semanas, uno comenzó la destrucción, los demás la ampliaron. (Vía: El Universal)

A tres meses de los sismos, con un censo de damnificados que ha sido señalado en múltiples ocasiones como fallido o con errores graves y una larga (pero de verdad larga) lista de irregularidades, como tarjetas clonadas o vacías, las denuncias de los pobladores y las autoridades municipales tendrían que ser escuchadas.

Tres organizaciones civiles se formaron tras el sismo del 26: el Concejo Ciudadano de Comitancillo, la Coordinadora Única de Damnificados de Ixtaltepec y el Concejo Regional por la Reconstrucción de Nuestros Pueblos del Istmo. Las tres, junto con las alcaldías, denuncian hoy el olvido de los gobiernos estatal y federal.