Haitianos se rinden para entrar a EE.UU. y prefieren quedarse al norte de México

Algunos señalan que prefieren México porque hay menos racismo y además están cerca del "sueño americano"
Algunos afirman que se sienten como en una pequeña Haití (Foto: Cuartoscuro)

La vida de miles de migrantes de Haití cambió y si bien muchos buscaron su paso a Estados Unidos, la realidad es que se toparon con puertas cerradas que en ningún momento pudieron abrir. Ante el hermetismo del país, muchos haitianos se rindieron y prefirieron quedarse al norte de México para trabajar y hacer su vida.

Ante la llegada de los migrantes al norte del país, se dio a conocer que en el centro de Tijuana, Baja California, un pequeño restaurante comenzó a preparar recetas tradicionales de la isla y que atrajo a gran parte de los haitianos. “Estoy orgulloso, a los haitianos les gusta mucho la comida”, declaró la cocinera Michaela oriunda de Haití.

Incluso los migrantes se sienten como en casa y les agrada reunirse con sus compatriotas para comer y beber alimentos típicos de la isla que les hacen añorar su país del que tuvieron que salir de manera obligada.

Prefieren quedarse en México a trabajar (Foto: Cuartoscuro)

“Este lugar es un ‘pequeño Haití’ en México. Nos reunimos con alegría para comer juntos. Encontramos las mismas bebidas, la misma comida. Estamos comiendo la cultura haitiana”, declaró Mytherson Talleyrand a RFI, un haitiano que llegó al país hace dos meses.

Talleyrand señaló que tuvo que vivir en Chile antes de llegar a la Ciudad de México y de ahí trasladarse a Baja California para poder entrar a Estados Unidos; sin embargo, aclaró que él no estaría haciendo este viaje, si en su natal Haití hubiera seguridad, posibilidad económica, debido a que en su nación está “la herencia que me dejaron mis antepasados”.

Otro de los haitianos es Jean-Louis Evins, quien ya lleva varios años en México y lo considera como su propio país. Evins indicó que en los últimos meses vio irse a la antigua comunidad, pero de igual manera llegaron nuevos migrantes, algunos desde Chile y otros de Brasil.

Algunos provienen de Brasil y Chile (Foto: Cuartoscuro)

“La ciudad les sienta bien. Hay menos prejuicios, menos racismo que en Sudamérica. Es un poco más tranquilo aquí y también está el sueño americano de irse a vivir a Estados Unidos”, añadió Jean Louis quien trabaja en un centro médico de urgencias y ofrece atención gratuita a migrantes y a pobres.

Mylena Octave es otra migrante que llegó a México desde Brasil y declaró que lleva cuatro años sin ver a su esposo e hija que se quedaron en Haití. Según declaró, su viaje ha sido duro y tan solo recordarlo es un calvario para ella. A su llegada al país, comenzó a vender pasteles en la calle para poder ganarse algunos pesos y poder vivir.

Si bien muchos haitianos se rindieron para pasar a Estados Unidos y prefirieron quedarse al norte de México y otras zonas, sin duda algunos buscarán la manera de cruzar la frontera, eso sí, sea la decisión que tomen, su camino seguirá siendo difícil física y emocionalmente por no estar en su hogar.

***

Sigue la discusión masiva en nuestro canal de YouTube.

ANUNCIO