¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Ocho años de espera para recibir el cuerpo de su hijo

Lorena comparte su historia sobre la búsqueda de los restos del cuerpo de Dany, su hijo desaparecido
Lorena mostrando una foto donde aparecen ella y Daniel (Imagen: Vanguardia)

El pasado jueves 5 de diciembre se concluyeron los trabajos de exhumación masiva en fosas comunes del estado de Coahuila en el panteón de la Paz Saltillo. De los 52 indicios hallados, 46  corresponden a cuerpos completos y seis a fragmentos óseos.

Te recomendamos leer: AMLO presentó el primer informe oficial de fosas clandestinas

Exhumación masiva en la fosa común 2 en el Panteón La Paz

En un especial para La Vanguardia, Lorena contó cómo ha vivido la desaparición de su hijo, y el proceso que ha atravesado para poder encontrar su cuerpo.

Hace ocho años, autoridades de la Fiscalía le informaron que el cuerpo de su hijo se hallaba sepultado en una fosa común del Panteón de La Paz, en Saltillo, junto con otros 34, 37 o 40 cuerpos; hasta ese entonces, no se tenía una idea clara de cuántos eran.

Caminar largos tramos de carretera, pagar taxi a un alto costo para llegar hasta el Panteón, y visitar a su esposo enfermo -quien falleció el año pasado-, son algunas de las complicaciones que ha vivido Lorena todo este tiempo, a la par que seguía pendiente de la búsqueda de Daniel.

“No sabes m’ijo el martirio, la tortura, el dolor, que he vivido en estos días mirando detrás de la cinta amarilla a esos hombres vestidos, de la cabeza a los pies, con esos raros trajes blancos, escarbando, escarbando en esa fosa que está junto a una palma, en la parte oriente del panteón, pegada a la barda, cribando, cribando los montones y montones de tierra que sacan de la fosa”.  Así expresa Lorena su sentir ante las labores de exhumación. (Vía: Vanguardia)

Espacios de labor de exhumación (Imagen: Archivo OEM

En 2012, Lorena y Gilberto, padre legal de Daniel acudieron Al Servicio Médico Forense (SEMEFO) para la identificación de su hijo en fotografías. Ahí, le dijeron que al día siguiente podrían llevarse el cuerpo con ellos, pero después de hacer papeleo, Salubridad les indicó que tendrían que esperar seis años.

Más adelante, autoridades de la PGR llevaron a Lorena al Panteón de La Paz, donde se encontraba su hijo.

Desde ese entonces, además de las visitas de seguimiento, Lorena acude cada 2 de noviembre a llevarle flores a Daniel.

Daniel en su fiesta de quince años bailando con su mamá (Imagen: Vanguardia)

Para la entrega del cuerpo, Lorena aún tendrá que esperar algunos meses, mientras se concluyen análisis de muestras de ADN e identificación.

Además del Panteón de La Paz en Saltillo, está el Panteón San Ignacio en Ramos Arizpe, espacio donde hay cerca de 38 fosas individuales con un número igual de cuerpos.

Con información de: Vanguardia