En Guerrero, la violencia va en aumento en todos los municipios

En los últimos meses, la violencia se ha incrementado de forma alarmante en las principales cabeceras municipales y en estos últimos días, también en los municipios de la zona centro del estado. La gravedad del caso es que la población esta a merced de las múltiples bandas del crimen organizado que se han asentado en lugares donde existe la producción de enervantes, en reservas boscosas y concesiones mineras. En la zona minera de Guerrero, que se ubica en las regiones de la Tierra Caliente, zona Norte y Centro, es donde se han afianzado las organizaciones criminales que han tomado el control de las principales actividades económicas de la zona y tienen el control varias presidencias municipales.

En este 2005, en el estado de Guerrero, la estadística esta con números rojos por la violencia existente en los 81 municipios del estado, principalmente Acapulco, Chilpancingo, Iguala, Chilapa, San Miguel Totolapan, Tierra Colorada y Taxco. En estas regiones, la situación de violencia e inseguridad empeoró. Las desapariciones se multiplican, los asesinatos se han aumentado y el poder de los grupos criminales ha logrado imponerse por encima de la policiaca o el Ejército Mexicano (SEDENA), por su capacidad de cooptación y corrupción.

Iguala no es el único municipio donde el gobierno federal reconoce que se infiltró el crimen organizado, sino que también hay presencia de estos grupos en la mayoría de municipios de la región norte. En Tierra Caliente están la totalidad de estos municipios que están bajo el poder del crimen organizado. Un importante número de municipios de la región Centro, sobre todo los que están cerca de la Sierra, se encuentran en una lucha interna por el control de las plazas. En Acapulco existe una disputa feroz por el control del puerto, donde las organizaciones criminales se han logrado infiltrar en los grupos policiales que ahora forman parte de esta disputa.

La Costa Grande se encuentra acaparada por las bandas del crimen organizado que han extendido su poder provenientes de Michoacán y Jalisco para pelear con las organizaciones criminales locales. En la Costa Chica ha salido a relucir este conflicto con los asesinatos de 12 personas en un palenque en Cuajinicuilapa. La Montaña se mantiene en un nivel medio en cuanto a los hechos de violencia provocados por los grupos de la delincuencia organizada, que están expandiéndose de la zona centro. La llegada del nuevo gobernador y el anuncio del secretario de gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, sobre su nueva estrategia de seguridad en nada afectó a las bandas del crimen organizado, por el contrario, fue una coyuntura propicia para los reacomodos y para pelear por la recuperación de los territorios perdidos.

violencia

Por: Redacción PA.