Donaron salón de clases móvil a una maestra que impartía cursos a niños de escasos recursos

Una empresa japonesa decidió recompensar su labor como educadora
(Imagen: Heraldo de México)

A Nallely Esparza Flores, una maestra que impartía clases a alumnos de escasos recursos, le donaron un salón de clases móvil. Un empresa japonesa decidió recompensar y fomentar su labor como educadora.

La pandemia de Covid-19 evidenció la desigualdad y la precariedad en la que viven muchos mexicanos, sobre todo en el tema de la educación. Recordemos que ante el aislamiento, la respuesta adecuada parecían ser las clases en línea. Sin embargo, no todos los alumnos tenían una computadora, internet o luz en sus hogares. Estos mismos problemas se presentaron cuando se propuso impartir clases en la televisión.

Nayelly Esparza Flores, maestra originaria del municipio de Calvillo en Aguascalientes, decidió impartir clases a bordo de su camioneta, la cual acondicionó para cubrir tanto sus necesidades como la de sus alumnos. De esa manera, la maestra tardaba más de cuatro horas en impartir clases.

“Tardo alrededor de cuatro horas recorriendo todas las casas dando seguimiento y apoyo  mis alumnos”. Dijo la maestra para Heraldo de México.

(Imagen. Pixabay)

Esto fue del conocimiento de un empresa japonesa que al admirarse de la labor de la maestra, le regalaron una camioneta equipada que funciona como un salón de clases móvil. Éste cuenta con diversas medidas de protección para prevenir contagios de Covid-19. La educación a distancia requiere de un gran trabajo, diseño y planeación no sólo de contenidos, sino de las formas de aprendizaje de los alumnos. Al menos el 55.7 por ciento de los alumnos mexicanos no pudieron integrarse adecuadamente a la educación en línea.

Publicidad