¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

La gente está matando abejas nativas por temor a las ‘avispas asesinas’

Las trampas para 'avispas asesinas' también están matando a insectos nativos en peligro de extinción.
(Imagen: YouTube)

El pánico ante la “invasión” de “avispas asesinas” en Estados Unidos ha llevado a que mucha gente coloque trampas para atraparlas. Sin embargo, esto podría estar amenazando a especies de insectos, incluidas las abejas nativas, que ya se encontraban en peligro de extinción.

También te recomendamos: Las abejas están en peligro por su propia pandemia

Todo empezó el 2 de mayo. The New York Times reportó la historia de un hombre de Custer, Washington, que encontró una colmena entera destruida. A las abejas les habían arrancado la cabeza. Poco después, dos avispas asiáticas gigantes fueron encontradas cerca de ahí, en la frontera entre Estados Unidos y Canadá.

Después del avistamiento de las avispas en Washington, reporta Los Angeles Times, el pánico colectivo llevó a que cientos de abejas y avispas nativas, especies amenazadas y en peligro de extinción, fueran asesinadas. En lugares como Kentucky y Tennessee, distintos apiarios han anunciado sus planes de poner trampas para atrapar a las avispas.

(Imagen: Wikimedia Commons)

Las trampas colocadas tienen sustancias como vino de arroz para cocinar y jugo de naranja: una combinación que resulta muy atractiva para los insectos nativos. Y, hasta ahora, esos mismos insectos nativos son lo único que la gente en Estados Unidos ha conseguido aniquilar.

“Millones y millones de insectos nativos inocentes van a morir como resultado de esto”, dijo al diario el entomólogo Doug Yanega. “Muchas personas en China, Corea y Japón han vivido lado a lado con estas avispas durante cientos de años y no ha ocasionado el colapso de la sociedad humana allí. Mis colegas en Japón, China y Corea no pueden creer que seamos tan delicados”.

Para Yanega, la mala fama de las llamadas “avispas asesinas” tiene que ver con el nombre. En 2004, un noticiario japonés las bautizó así  y el nombre llegó, traducido, a Estados Unidos. No obstante, concluye Yanega, la amenaza de esta especie es mucho menor de lo que los medios han hecho creer:

“No quiero minimizar esto: son insectos peligrosos. Pero tener gente en Tennessee preocupándose por esto es ridículo. Los únicos que deberían enviar sus dudas a los expertos con preocupaciones sobre las avispas son quienes viven en el cuadrante noroeste del estado de Washington. Y la verdad es que, en este momento, nadie más en el país tendría por qué estar pensando en esto“.