Baby boom de gorilas en Uganda por pandemia de COVID-19

El baby boom de los gorilas de montaña ofrece esperanza tras la muerte de Rafiki, el lomo plateada más famoso de Uganda
(Imagen: Bwindi National Park)

Un parque nacional de Uganda está celebrando el baby boom de los gorilas de montaña, que en gran parte es debe a la pandemia de COVID-19, lo que trae nuevas esperanzas después de la muerte de Rafiki, el lomo plateado más famoso de la población.

También te recomendamos: Encarcelaron al asesino de Rafiki, el gorila espalda plateada

Siete crías de gorila han nacido en el Parque Nacional del Bosque Impenetrable de Bwindi, Uganda en lo que va del año, más del doble del número de todo 2019. Cinco de estos gorilas bebé han nacido en las últimas seis semanas.

“Este boom en los partos no tiene precedentes”, dijo Simplicious Gessa, de la Autoridad de Vida Silvestre de Uganda a a The Times. “Tres de los bebés nacieron en una sola familia y en tan poco tiempo. Nos sentimos bendecidos.”

Bwindi es parte de dos áreas forestales protegidas aisladas que se extienden por Uganda, Ruanda y la República Democrática del Congo, donde se encuentran los últimos  mil gorilas de montaña (Gorilla beringei beringei). Un aumento en el número de especies en los últimos años ha hecho que su clasificación mejore de críticamente en peligro a en peligro.

El turismo de primates ha financiado un mayor seguimiento, protección, medidas contra la caza furtiva y apoyo a las comunidades que viven cerca de los simios. En un año normal, Uganda vende más de 40 mil permisos a visitantes dispuestos a pagar 600 dólares por cabeza para pasar una hora observando a los gorilas.

Sin embargo, las prohibiciones de viaje y las medidas para proteger a la especie del COVID-19 han provocado la pérdida de más de 500 mil puestos de trabajo vinculados a la industria turística, según la Junta de Turismo de Uganda. El aumento del hambre también ha provocado un aumento de las incursiones en los parques por parte de quienes buscan comida, ya que el área alrededor de Bwindi está densamente poblada.

Es por eso que estos nacimientos son una buena noticia para Uganda y para los gorilas. Sobre todo tras la muerte de Rafiki, ya que los guardabosques han monitoreado al grupo Nkuringo de Rafiki desde el asesinato. Las jerarquías de los gorilas a menudo se rompen sin un líder fuerte, dejando a las mujeres y los jóvenes vulnerables.

Con información de The Times

Publicidad