Video muestra el momento que se desprende un gigantesco glaciar en la Antártida

Los científicos temen que este glaciar colapse con el del Día del Juicio Final
(Imagen: ESA)

El glaciar de la Isla Pine, uno de los glaciares que se contrae más rápido en la Antártida, acaba de perder otro gran trozo de hielo en el mar, continuando con una tendencia preocupante que se ha convertido en una ocurrencia casi anual en la última década. El temor de los científicos es que colapse con otro glaciar, el del Día del Juicio Fina.

También te recomendamos: ¿Qué es el glaciar del Día del Juicio Final y por qué los científicos le temen?

Los científicos de Copérnico, el programa de observación de la Tierra de la Unión Europea (ESA por sus siglas en inglés), han estado monitoreando de cerca el glaciar desde que aparecieron grandes grietas cerca de su borde en octubre de 2019. Ayer, esas grietas finalmente provocaron que se desprendiera un trozo del glaciar (un proceso conocido como desprendimiento), liberando un rompecabezas gigante de icebergs frescos en el cercano mar de Amundsen.

Por sí solo, el reciente evento de desprendimiento no es del todo sorprendente ni particularmente amenazante para los niveles mundiales del mar. El desprendimiento es una parte normal de la vida de las formaciones de hielo con secciones que flotan en el agua, según el Observatorio de la Tierra de la NASA. Debido a que el hielo en el borde del glaciar ya estaba flotando, este hielo no contribuirá directamente al aumento del nivel del mar cuando inevitablemente se derrita.

(Imagen: NASA)

Sin embargo, en las últimas dos décadas, los eventos de desprendimiento  se han producido con mucha más frecuencia en el glaciar de la isla de Pine y el vecino glaciar Thwaites (también conocido como el glaciar del Día del Juicio Final) a medida que el océano circundante se calienta debido al calentamiento global. Si bien los grandes eventos de desprendimiento solían ocurrir en el glaciar de la Isla de Pine cada cuatro o seis años, ahora se han convertido en una ocurrencia casi anual, según la NASA. En la última década, grandes trozos del glaciar se separaron en 2011, 2013, 2015, 2017, 2018 y ahora en 2020.

Como resultado, las plataformas de hielo de la isla de Pine y Thwaites se están retirando tierra adentro más rápido de lo que se puede formar hielo nuevo. Los científicos temen que esta retirada persistente pueda ser una señal de que está en vigencia un ciclo de derretimiento descontrolado: a medida que el agua de mar comparativamente tibia cae en los bordes recientemente expuestos de una plataforma de hielo, la fusión se acelera, la plataforma de hielo se estira y adelgaza, y el desprendimiento es cada vez mayor.

Según la NASA, la región alrededor de los dos glaciares contiene suficiente hielo vulnerable para elevar el nivel de los océanos 1.2 metros.

Con información de la NASA