2020: Año de temperaturas récord en el Ártico

Son las temperaturas más altas jamás registradas
(Imagen: Twitter / Scott Duncan)

Una ola de calor en Siberia causó temperaturas de muy por encima de la temperatura normal. Si se verifica, esta es probablemente la temperatura más alta jamás registrada en Siberia y también la temperatura más alta jamás registrada al norte del Círculo Polar Ártico.

También te recomendamos:  El calor está cerrando el agujero en la capa de Ozono del Ártico

Y el pequeño pueblo siberiano no está solo. Gran parte de Rusia se ha enfrentado a una ola de calor en los últimos días, con múltiples ubicaciones que informaron temperaturas de hasta 45 grados Celcius el 19 de junio. El calor sorprendente también se sintió en otras partes del Ártico como el norte de Canadá y Escandinavia.

La ola de calor de Siberia, el pasado puede ser sólo el principio. El año pasado, en medio de temperaturas que eran -10 grados Celcius por encima del promedio a largo plazo para la región, los incendios forestales ardieron en un área casi récord, enviando humo asfixiante a ciudades como Novosibirsk, la tercera ciudad más grande de Rusia.

(Imagen: Twitter / Scott Duncan)

Siberia también vio incendios masivos en 2018, 2017 y 2016. Los incendios forestales ocurren naturalmente en Siberia y ocasionalmente pueden chispear al norte del círculo polar ártico, a menudo encendidos por rayos en bosques secos en los meses de verano. Pero las llamas en los últimos años fueron inusualmente grandes y cercanas a los centros de población. Los incendios que arden en la región ahora podrían continuar extendiéndose a medida que la temporada de verano calienta aún más la región.

Una de las tendencias generales detrás de la ola de calor y los incendios forestales es el cambio climático. La Tierra en su conjunto se está calentando debido a las emisiones humanas de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono. El Ártico se está calentando al doble en comparación con el resto del planeta, por lo que algunos de los primeros efectos del cambio climático se sienten en la región.

En las últimas cuatro décadas, el volumen de hielo marino ha disminuido en un 50%. La falta de hielo blanco, y el aumento correspondiente en las áreas oscuras del océano y la tierra, significa que se refleja menos luz y se absorbe más, creando un circuito de retroalimentación y calentando el área de manera desproporcionada.

A medida que el clima promedio continúa calentándose, extremos como la ola de calor actual se volverán más frecuentes e intensificados. Los científicos dicen que solo hay una forma de amortiguar el impacto del cambio climático y es dejar de quemar combustibles fósiles.

Con información de National Geographic