¿Qué son las “burbujas sociales” de Nueva Zelanda?

Uno de los países que mejor ha manejado la pandemia de coronavirus propone un sistema para salir poco a poco del confinamiento
(Imagen: Facebook / Jacinda Ardern)

Nueva Zelanda es uno de los países que logró erradicar la transmisión comunitaria del coronavirus: a inicios de esta semana, el gobierno reportó 0 nuevos casos de Covid-19. Para empezar a salir de la cuarentena y retomar la interacción entre sus habitantes, ese país implementó las burbujas sociales: una medida para salir, poco a poco, del confinamiento por la pandemia.

También te recomendamos: Donald Trump vs Twitter: acusa a la red social de coartar su libertad de expresión

Ante la crisis económica por el coronavirus, la primera ministra Jacinda Ardern tomó la decisión de bajarse el sueldo y propuso semanas laborales de cuatro días. Ahora, tras controlar la transmisión de Covid-19 dentro de sus fronteras, la propuesta de las burbujas sociales en Nueva Zelanda busca reincorporar a sus habitantes a la vida social de forma paulatina.

Casos de Covid-19 reportados en Nueva Zelanda hasta el 27 de mayo de 2020. (Imagen: health.govt.nz)

Aunque aún se aconseja a la población permanecer en sus casas durante el mayor tiempo posible, ahora las personas pueden aumentar su círculo de contactos más allá de las personas con las que conviven todos los días: se extiende, básicamente, a burbujas que no pasen de 10 integrantes y que se mantengan dentro del mismo círculo social, incluso si no viven juntas.

Todas las personas que integren una burbuja deben vivir en la misma ciudad para evitar los desplazamientos y así mantener bajo el número de contagios de Covid-19.

Actualmente, Nueva Zelanda se encuentra en un nivel de alerta más relajado ante la pandemia, que permite abrir las burbujas sociales y añadir una o dos personas a su círculo. Esto beneficia especialmente a aquellas personas que viven solas o a los adultos mayores que habían permanecido aislados durante la cuarentena, así como a quienes buscan una persona que cuide a sus hijos e hijas cuando regresen al trabajo o quieren visitar a sus amigos o amigas.

Finalmente, el gobierno de Nueva Zelanda también recomendó a sus habitantes llevar un registro detallado de cada una de sus interacciones sociales, de manera que los posibles contagios de Covid-19 sean fácilmente rastreables y, así, la autoridades puedan tener el control de la enfermedad.