¿Quieres recibir notificaciones de nuestro sitio web?

Lula da Silva, expresidente de Brasil, sale de la cárcel

Después de diecinueve meses, Lula da Silva, expresidente de Brasil, sale de la cárcel
Lula da Silva, expresidente de Brasil, sale de la cárcel

Después de diecinueve meses encarcelado por cargos de corrupción, Lula da Silva es liberado de la cárcel. La decisión del juez es consecuencia de un decreto del Tribunal Supremo en el que se establece que los condenados sólo entrarán a prisión cuando la sentencia sea firme.

También te puede interesar: La muy larga (y muy triste) historia de censura por homofobia en Brasil

Y es que ese no fue el caso de Lula da Silva. De hecho, su encarcelamiento se dividió en dos líneas distintas: a favor y en contra. El propio Lula da Silva sostuvo que él no estaba arriba de la justicia, pero que este proceso no estaba basado en pruebas concretas.

El 7 de abril de 2018 el expresidente se entregó voluntariamente (no tan voluntariamente porque le dieron 24 horas para entregarse) a las autoridades para enfrentarse con una condena de doce años.

Fue acusado porque se le relacionó con un apartamento frente a la playa, con un valor de 1.1 millones de dólares, que hubiera sido un soborno de la firma OAS. Sin embargo, la propiedad de dicho departamento nunca fue comprobada y la denuncia se basó en la palabra de otro alto cargo (quien también fue condenado por corrupción). (Vía: BBC)

Su acusación derivó de las investigaciones de 2014 en las cuales se acusaba a ejecutivos de Petrobras de aceptar sobornos a cambio de entregar contratos a empresas de construcción. Se relacionó a varios mandatarios con la corrupción de Odebrecht y Lava Jato.

Lula da Silva fue acusado y, bajo la ley de 2010 en la que nadie condenado por un delito confirmado en apelación podría postularse a un cargo político hasta ocho años después, no pudo postularse para la presidencia en octubre, en la cual ganó Jair Bolsonaro.

Ante la salida de Luca da Silva, se colocó un escenario frente al edificio del cual sería liberado después de 580 días en prisión. Fue ahí donde da Silva dio su primer discurso como hombre libre: 

“Queridos compañeros y queridas compañeras: no puedo expresar lo que significa estar aquí con ustedes. No pensé que podría estar aquí hablando con hombres y mujeres que durante 580 días gritaron ‘buenos días, Lula’, ‘buenas noches, Lula’, sin importar si llovía, si había 40 grados, sin importar si estábamos a 0 grados. 

No aprisionaron a un hombre. Trataron de matar una idea. Brasil no mejoró, Brasil empeoró. La gente tiene hambre. La gente está desempleada. La gente no tiene trabajos formales. La gente está trabajando para Uber –está entregando pizzas en bicicletas”. (Vía: RT)

Poncho Herrera celebra la liberación de Lula da Silva. (Imagen: Twitter)

Durante los 580 días que Lula da Silva estuvo preso, un grupo de simpatizantes de todo el país hacía guardia para saludarlo a través de las rejas. Su liberación tiene fuertes implicaciones para Brasil pues la polaridad política sólo ha aumentado desde el gobierno de Bolsonaro.

Alberto Fernández celebra la liberación de Lula da Silva. (Imagen: Twitter)

La liberación de Lula da Silva fue aplaudida y celebrada por políticos y figuras internacionales, quienes consideran que su encarcelamiento fue un proceso judicial arbitrario. Entre ellos: Alberto Fernández, Bernie Sanders y hasta Poncho Herrera. Lula da Silva le contestó públicamente a Bernie Sanders apoyándolo a su vez como candidato a la presidencia estadounidense.

Lula da Silva agradece a Bernie Sanders y lo apoya como candidato. (Imagen: Twitter)

Lula da Silva se consideraba un preso político y ahora afirma que está dispuesto a seguir luchando.